Se realizó capacitación a podadores en Winifreda

ACTIVIDAD ESTUVO A CARGO DE PERSONAL DE RECURSOS NATURALES

Los técnicos dejan en claro que los árboles no requieren ser podados todos los años a menos que sea necesario liberarlos de un “conflicto urbano”. Para ello existen distintos tipos de “intervenciones responsables” con las herramientas adecuadas.
Personal técnico del área Arbolado Urbano de la Dirección de Recursos Naturales del gobierno provincial brindó una capacitación sobre buenas prácticas de poda a empleados municipales y vecinos particulares que se dedican a esa tarea en Winifreda, Colonia Barón y Victorica.
“Hay una demanda de los municipios hacia la Provincia en asesoramiento sobre esta temática porque se aprecia, a nivel general, un desmejoramiento del arbolado urbano. Se observa acacias bola y paraísos muy desmejorados desde el punto de vista sanitario, que tiene su origen en malas prácticas de poda”, expresó el ingeniero agrónomo y capacitador Gabriel Sanfilippo, durante una jornada de formación.
“Es fundamental entender que la planta es un ser vivo y que la poda es una herida. Muchas veces los árboles no alcanzan a cicatrizar todas las heridas, que se repiten todos los años y con frecuencia en los lugares incorrectos, entonces se producen enfermedades y pudrición”, explicó el especialista. Los podadores aprenden las técnicas adecuadas de poda para que puedan darle a los árboles la posibilidad de “cicatrizar rápidamente”.
Sin embargo, “naturalmente las plantas no requieren ser podadas todos los años y si las tenemos que intervenir que sea para liberarlas de un conflicto urbano. Hay distintos tipos de podas para sortear esos conflictos, desterrando la idea que todos los años hay que desmochar los árboles o descoparlos”, apuntó Sanfilippo.

Luminarias.
Luego detalló que existe una poda para despejar las ramas de las luminarias de alumbrado público, del tránsito de peatones y de vehículos, otra de raleo para darle paso al viento por entre la copa y así evitar quebraduras y volteo de árboles y otras permiten hacer una especie de túnel por el cual pasa el cableado eléctrico.
“La gente entiende que la planta correctamente podada es aquella que se descopa, nosotros instalamos el mensaje de que no es tan así, eso tiene sus aspectos negativos porque desmejora la sanidad de la planta. La poda responsable es la que puede sortear los distintos conflictos”, recalcó.
Asimismo, una poda mal hecha “acelera los procesos de muerte de las plantas” y “es un costo muy grande para un municipio tener que reponer gran cantidad de plantas en pocos años”, indicó.

“Es público”.
El técnico afirmó que el arbolado “es público y patrimonio de toda la sociedad”. Los municipios tienen que reglamentar su cuidado mediante ordenanzas.
Además de dar charlas instructivas, los técnicos de Recursos Naturales recorren las calles de los pueblos, hacen un relevamiento del arbolado y dejan un listado de especies que recomiendan plantar. “Son arbolados de muchos años, generalmente compuesto por un número reducido de álamos, paraísos, fresnos, y en general se pueden evidenciar practicas de poda incorrectas y faltantes de especies, nada que no pueda solucionarse si se tiene buena voluntad”, dijo Sanfilippo.
Muchas veces no se detectan a tiempo “árboles inseguros” que pueden causar accidentes al derribarse. En esos casos la responsabilidad, en líneas generales, es del municipio porque las plantas se encuentran en un espacio público.

Compartir