Se cae la licitación de la obra de ampliación del Acueducto a General Pico

EL TRIBUNAL DE CUENTAS SE NIEGA A AUTORIZAR LOS PAGOS PORQUE SE CAMBIO EL PLIEGO

Hace un mes el gobernador Oscar Mario Jorge se entrevistó con el presidente del Tribunal de Cuentas, José Sappa, para plantearle su preocupación por la continuidad del Acueducto del Río Colorado hacia el norte provincial. Acompañado por su asesora legal Daniela Vassia, el mandatario quiso saber qué comportamiento tendría el responsable de la oficina de control a la hora de comenzarse con la obra en base a la licitación preadjudicada en diciembre de 2009 a la UTE conformada por Supercemento y OAS.
En 2013 se terminó de adjudicar los trabajos por un monto de 378 millones de pesos, a valores de julio de 2009, pero con un dato que es el que plantea problemas para Jorge: que la empresa OAS, brasileña, había aportado el financiamiento de parte de la obra por medio del Banco de Desarrollo del Brasil, el que finalmente cayó y por lo tanto el gobierno nacional decidió hacerse cargo de él por más de 1.300 millones de pesos.
Este cambio en las condiciones de financiamiento fijadas en el pliego inicial es el que, según Sappa, le impide aprobar cualquier pago en esta nueva instancia ya que se modificó el “objeto de la licitación” que disponía un tipo de financiamiento determinado por parte de los oferentes, abriendo la posibilidad de juicios contra el Estado por no respetarse lo fijado en el pliego.
Frente a esto, Jorge formuló esta alternativa: que las modificaciones fueran avaladas por ley de la Cámara de Diputados de La Pampa. Y ahí aparece el nuevo escollo para el gobernador: los diputados del vernismo y también del marinismo anticiparon su negativa a darle su “ok” a las alteraciones de la licitación.
Fuentes del Tribunal de Cuentas aclararon que “si existe una ley en tal sentido, no existirían problemas, pero de no haber el tribunal no podría aprobar los pagos de certificaciones”.
¿Y frente a eso, qué ocurriría? “El gobernador debería rescindir el contrato con Supercemento-OAS”, afirmaron desde ese organismo de contralor.
Hace dos meses, poco antes de la interna del PJ, Jorge firmó el acta de inicio de la obra con representantes de las empresas involucradas.
En su edición del miércoles 9 de este mes, LA ARENA publicó la intención de Jorge de conseguir el visto bueno legislativo a lo actuado con el segundo tramo del acueducto. Ese día se informaba que tal solicitud no encontraba “buena receptividad” entre los diputados del PJ.
El tema también generó un título de tapa de este diario hace dos meses, donde se marcaba la “prevención” del TdeC sobre una serie de obras públicas, entre las que se incluía la del acueducto y problemas en la UTE que construye el hospital de alta complejidad en Santa Rosa.
Esa cuestión también fue motivo de comentarios este sábado, en ocasión de realizarse un encuentro de profesionales y técnicos para elaborar la plataforma electoral para la comuna capitalina.
Desde legisladores a candidatos peronistas definieron como “increíble” la intención de Jorge de que se le ratifiquen actos administrativos reñidos con la legalidad. Es más, también fue coincidente la negativa ante tal entre los consejeros provinciales del PJ liderados por su presidente Rubén Marín.
Siguiendo con el repaso cronológico reciente, lo del acueducto fue uno de los aspectos centrales de la conversación que mantuvieron Jorge y Carlos Verna poco después de la interna del 5 de julio, en la quinta privada que el mandatario provincial tiene en proximidades de Toay.
En esa oportunidad, el candidato a gobernador le dijo al renunciante candidato a intendente santarroseño, que de asumir en la Provincia, lo haría el 10 de diciembre. Fue una manera elegante de escaparle al pedido de complicidad efectuado por Jorge para que la Legislatura refrendara sus actos de gobierno.
Otro dato sobre este tema: la irregularidad de la actuación del Ejecutivo observada por el Tribunal de Cuentas, habría sido el factor determinante de la renuncia de Jorge Jiménez como ministro de Obras Públicas.