Se incendió un galpón

(General Pico/Agencia)
Dos dotaciones de bomberos trabajaron para controlar el fuego en un galpón de El Molino, luego que las llamas consumieran gran parte de la ropa y los muebles que estaban allí. Afortunadamente no hubo personas afectadas.
Un galpón ubicado en el barrio El Molino de esta ciudad se incendió ayer a la madrugada. Afortunadamente no hubo personas afectadas por el siniestro. En el lugar había un importante acopio de ropa y muebles, y según testigos la policía alcanzó a retirar del interior un automóvil.
A las 9.10 fueron convocados los bomberos voluntarios de esta ciudad para acudir a un depósito ubicado en calle 108 entre 29 y 31. La información sobre el incendio fue suministrada por el Cecom que recibió el alerta a través de la línea de emergencias 101.
Hasta el lugar acudieron dos dotaciones de bomberos con ocho voluntarios. Pese al panorama inicial, con una espesa nube de humo que salía del interior del galpón la situación fue menos grave de lo prevista. La densa humareda fue resultado del tipo de elementos que estaban guardados dentro del predio, como bolsas plásticas, ropa de vestir, y otros.
El personal del cuartel local apagó las llamas, aseguró el lugar y realizó el enfriamiento de los residuos generados por el incendio. La estructura edilicia no resultó con daños importantes, más allá del hollín en las paredes y el techo.
Testigos en el lugar aseguraron que el siniestro pudo haber sido peor ya que la policía alcanzó a retirar del interior del galpón un Fiat Siena que estaba estacionado allí. También afirmaron que el fuego comenzó por una quema de papeles y cartones que realizó una vecina en la parrilla de su patio, pero esa versión no fue confirmada por fuentes oficiales.

Servicios forestales.
El cuartel de bomberos, además de acudir ante el llamado de emergencias, continúa atento a las condiciones de la zona ya que esta es la temporada más complicada en cuanto a incendios forestales.
Por otra parte, la institución permanece con las dos ramas de formación orientadas a los aspirantes a bomberos que ya llevan unos dos meses de formación y, además, está en funcionamiento la escuela de cadetes con 12 asistentes.
En cuanto al equipamiento, el cuartel aguarda para la próxima semana la llegada de una nueva unidad de rescate. Se trata de una autobomba comprada en Holanda. El vehículo ya está en el país pero faltan concluir los trámites aduaneros. Se espera en breve que la flamante adquisición sea traída desde Buenos Aires.
En tanto, la campaña de socios permanece abierta todo el año, si bien la convocatoria no ha sido masiva como en 2013. El pasado año se realizaron diferentes esfuerzos por sumar colaboradores ya que el cuartel estaba en crisis para la permanencia del servicio de 24 horas. Uno de los barrios que tiene menor cantidad de socios en la actualidad es el que corresponde a las últimas viviendas entregadas en la ciudad, son más de 1.000 familias asentadas en el denominado barrio Federal.