“Se recuperó la cultura del trabajo”, dijo Moro

EDUARDO CASTEX: JOVENES "EN RIESGO" CUMPLEN TAREAS EN TALLERES

Vecinos castenses “excluidos” fabrican escobas, lampazos, crían ponedoras y cultivan una huerta en talleres que puso en marcha el muncipio. El subsecretario de Adicciones, Roberto Moro, destacó “la inclusión progresiva” de los jóvenes “en riesgo”.
El subsecretario de Adicciones y Salud Mental de La Pampa, Roberto Moro, recorrió los talleres laborales que puso en funcionamiento la Municipalidad de Eduardo Castex, que están destinados para jóvenes en riesgo.
“La realidad muestra que se puede, porque observé a 20 jóvenes realizando tareas laborales y la producción la compra el municipio y los comercios locales”, destacó Moro y agregó: “Acá se recuperó la cultura del trabajo con jóvenes excluidos o en riesgo, y ellos están cambiando su imagen y cumpliendo las pautas establecidas de horario y producción, se compran su propia materia prima, venden sus producción y encuentran una capacitación para insertarse laboralmente”.
La comuna castense puso en funcionamiento “Espacio Joven”, en un inmueble sobre calle Arturo Illia casi cruce con calle Rivadavia, donde trabajan 12 jóvenes en la fabricación de escobas y lampazos. Allí producen artículos que posteriormente son comercializados en el mercado local. Además, un taller de huerta y cría de ponedoras, que funciona en el predio de la Capilla San Cayetano, en inmediaciones del Barrio Gancedo.
Los dos talleres laborales están bajo la supervisión de la Dirección de Deportes y el Area de Juventud comunal. Estos fueron recorridos durante la semana por el subsecretario Moro y el intendente Julio González.

“Inclusión progresiva”.
Moro destacó “la inclusión progresiva” de los grupos de jóvenes excluidos, que encontraron espacios laborales en esta propuesta municipal. Recordó que en abril mantuvo reuniones con las autoridades castenses y los integrantes de la Mesa de Gestión, para brindar capacitación a los equipos comunitarios por intermedio del programa Municipios Saludables, donde se puso énfasis en “proyectos productivos para los jóvenes en riesgos”.
“Cuando nos juntamos con el intendente y los integrantes de la Mesa de Gestión, dialogamos sobre cómo realizar los tratamientos y cómo incluirlos, porque los tratamientos para los jóvenes pueden ser buenos, pero fallamos al momento de la reinserción”, admitió Moro.
“Al comentar algunas ideas para incluir los jóvenes, con espacios deportivos y laborales, se tomó la decisión de poner en funcionamiento estos emprendimientos productivos con una fábrica de escobas y lampazos y una granja. Los resultados son altamente positivos. Y ahora se compró una bloquera que se pondrá en marcha”, agregó.
-Estos jóvenes estaban en denominados “grupos de riesgo”, pero también existe un mercado laboral que restringe la inserción. ¿Este es un modelo a seguir para ellos?
-Sí, porque muchos chicos no terminan sus estudios. El mercado laboral es complejo. El municipio invirtió en material de trabajo, y los jóvenes están trabajando y produciendo. Hoy observé 20 muchachos trabajando, algunos son padres de familia, y tienen la posibilidad de ganar su dinero, dignificarse, recuperar la autoestima y cambiar su imagen en la sociedad con un aporte desde un lugar de tarea.
-También son pocos los municipios que facilitan estas posibilidades.
-Sí. Es una de las pocas localidades donde se instrumentan estos proyectos, por lo cual felicité a las autoridades municipales y a los jóvenes. La idea es que esto se replique en otras localidades, con similares u otros emprendimientos. Esto genera dignificación, recupera la cultura de trabajo y saca los chicos en riesgo para ponerlos en un espacio de contención y recuperación.