Seis comunas norteñas explotarán una cantera

BUSCAN MEJORAR REDES TERCIARIAS AFECTADAS POR INUNDACIONES

La Dirección Provincial de Vialidad aportaría financiamiento económico para ejecutar los trabajos. “Necesitamos 3 mil bateas de sólidos y estimamos que costará $7 millones sólo de fletes”, explicó el intendente de Ingeniero Luiggi, Oscar Zanoli.
EDUARDO CASTEX – Los intendentes de seis municipios norteños se reunieron ayer con autoridades de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) para acordar la explotación conjunta de una cantera ubicada entre Caleufú y Pichi Huinca, para utilizar “materiales sólidos” en pos de mejorar las redes terciarias afectadas por las inundaciones.
“La reunión fue positiva y desde la DPV nos ayudarán para costear los fletes, porque necesitamos 3.000 bateas de tosca y piedra para seis municipios, lo que representaría aproximadamente 7 millones de pesos de costo solamente de fletes”, explicó anoche el intendente de Ingeniero Luiggi en una comunicación telefónica con esta corresponsalía.
En la explotación de la cantera participarían los municipios de La Maruja, Pichi Huinca, Caleufú, Arata, Ingeniero Luiggi y Embajador Martini. Los jefes comunales ya habían mantenido comunicaciones con el presidente de la DPV, Jorge Alberto Etchichury; y ayer se reunieron en Santa Rosa con el ingeniero jefe Rodrigo Miguel Cadenas.
“La DPV nos pagaría los fletes y dispondrá de maquinarias porque necesitamos topadora, cargadora y otras más. Y ya presentamos los metros cúbicos que estamos necesitando en cada ejido, y ahora venimos de sacar una muestra de la tosca para determinar la calidad y tenemos que ver la cantidad que podemos extraer para que nos alcance para los seis municipios”, explicó anoche Zanoli, cuando regresaba desde la cantera hacia Ingeniero Luiggi.
El entrevistado estimó que para el mejoramiento de las redes terciarias de los seis ejidos municipales se estarían requiriendo “entre 2.500 y 3 mil bateas” de camiones, que estiman demandará un costo de 7 millones de pesos.
“Es un costo muy importante que si no tenemos la ayuda de la DPV es imposible de llevar adelante, y después hay que agregar los costos de combustibles y maquinarias que lo aportamos desde los municipios, pero imaginate que los municipios estamos atravesando una situación económica muy dificultosa”, explicó Zanoli.

“Aportar soluciones”.
Los jefes comunales norteños coincidieron que las históricas lluvias otoñales provocaron inundaciones que causaron enormes daños e inconvenientes en las redes terciarias. Hasta el momento estuvieron agregando tierra en las zonas anegadas, pero las reiteradas lluvias van agravando más la situación.
“Por pocos milímetros que caigan se hace un lodal que se torna imposible transitar”, reconocen. “Acá tenemos que hacer un trabajo para aportar soluciones a los vecinos y eso significa utilizar materiales sólidos, pero necesitamos en una magnitud importante en cada comuna y representa un alto costo económico”, destacaron.
El intendente de Ingeniero Luiggi, Oscar Zanoli, reconoció esta semana que la DPV “también está desbordada porque no alcanzan las maquinarias y los presupuestos, y estamos realizando un esfuerzo conjunto para llevar soluciones a nuestra gente”.
“Hoy estamos trabajando con materiales para hacer parches porque no tenemos de ellos en la zona, y ante lluvias como estas -del último fin de semana- de 40 a 50 milímetros, todo el esfuerzo económico y de trabajo se ve frustrado”, se lamentó el entrevistado.