Situaciones generan malestar

ESCUELA LABORAL DE GENERAL ACHA

La problemática se estaría acentuando con la ausencia de la directora, que fue reemplazada sin tener en cuenta la vía jerárquica, colmando la incertidumbre con el anuncio de designar a un “encargado”.
La comunidad educativa de la Escuela Laboral 1 de esta ciudad se muestra preocupada ante problemáticas que a su criterio requerirían determinaciones de muy corto plazo. Fuentes consultadas admitieron que existen situaciones que generan malestar entre quienes se desenvuelven en la establecimiento.
Uno de los inconvenientes que se invoca radica en la circunstancial ausencia de su directora titular, Raquel Cejas, por razones de salud. Allegados al establecimiento educativo de formación profesional describieron que la suplencia se ha encomendado a otro docente, que a la par de la labor administrativa continúa ejerciendo en dictado de las clases.
Esta licencia por enfermedad se inició por un período de treinta días, sin que se haya producido la suplencia por el orden jerárquico, aunque las voces elogian la dedicación del cuerpo docente.
Un trascendido señaló que desde la subsecretaría provincial se estaría pergeñando el nombramiento de un “encargado”, función sin encuadramiento como figura legal.

Cocina.
Otro de los inconvenientes que dicen atraviesa la Escuela Laboral de General Acha se atribuye a una improvisada designación en el taller de Cocina. Tras el alejamiento por jubilación de la profesora Montenegro, se designó como interina a una alumna del mismo taller, que sufrió un accidente y luego se nombró suplente a una profesora de manualidades.
Pero a la par de ello trascendió que la Subsecretaría Técnica literalmente ignoró el currículo de un chef internacional de la localidad. Aparte de la idoneidad para el oficio de instructor, también han surgido inquietudes en torno a preparaciones que no reúnen condiciones ejemplares, recayendo en pérdida de dinero e insumos de los asistentes.
Habría alumnos desertando y pidieron una reunión con la dirección del establecimiento para manifestar su disconformidad con el dictado del taller de cocina. Aunque no sería de su competencia, la Coordinación de Adultos asiste con frecuencia al taller de cocina, sin advertir falencias, dijeron.

Edificio.
Otra situación a resolver es que el ministerio no cuenta con la propiedad del edificio, ni siquiera un convenio. El local es propiedad del Rotary Club, que podría solicitar su reintegro.
El área de Educación aportó mucho dinero del Estado para mejorar y mantener esa infraestructura educativa.

Compartir