Sofía Viale: su recuerdo sigue presente

SE CUMPLE EL QUINTO ANIVERSARIO DE SU DESAPARICION Y MUERTE

(General Pico) – En vísperas del quinto aniversario de la desaparición y muerte de la niña Sofía Viale (12), quien fue violada y asesinada por Juan José Janssen, la agrupación feminista Tamboras del Viento realizó una intervención callejera en la esquina de las calles 33 y 40, donde está plasmado un mural que la recuerda. Además dio lectura a un documento que recordó las responsabilidades que tuvieron en el caso las autoridades judiciales y los legisladores pampeanos.
Sofía faltó de su hogar el 31 de agosto de 2012, luego que saliera de su casa en el barrio Ranqueles a vender algunos panificados que cocinaba su mamá, Noemí Ampudia. Tras más de dos meses de búsqueda y luego que la investigación judicial apuntara las sospechas sobre la misma familia, la menor fue encontrada recién el 5 de noviembre. Estaba enterrada debajo de una parrilla del domicilio de Juan José Janssen, que vivía a dos cuadras de la casa de la familia Viale. Su atacante la había violado y luego asesinado.
La policía fue a buscar al homicida, luego que esa misma mañana intentara abusar sexualmente de otra menor de edad del barrio, quien logró escaparse. La tarde que se confirmó el hallazgo del cuerpo, se generó una pueblada en la cual los manifestantes arremetieron contra el edificio de la Comisaría del Menor y contra los tribunales piquenses.

Libertad asistida.
“Cuando pasó por el domicilio de Janssen, que vivía a una cuadra de su vivienda éste la llamo aparentando la decisión de comprarle pan y cuando la niña se acercó la obligó a entrar en su casa. Fue secuestrada, violada, asesinada y enterrada en el patio de esa casa. Dijo el autor de su muerte que ese día estaba deprimido por el suicidio de su hermanastro, que estaba angustiado, tomó pastillas y se drogó”, manifestaron las Tamboras en el párrafo inicial del duro documento que leyeron.
“Los investigadores intentaron responsabilizar a la familia de la desaparición. El fiscal de aquel entonces, Alejandro Gilardenghi, les imputó a la abuela y a su pareja el delito de ocultamiento de un menor fugado centrando su trabajo en cuestiones intrafamiliares”, señalaron.
“Toda la investigación apuntó a la fuga de una chica y no a un hecho delictivo. El acusado había estado detenido por el abuso sexual de su hijastra durante 2011 y había sido beneficiado por una libertad asistida. Y este femicida volvió a atacar a una nena de 14 años quien luego de huir del horror, denunció que fue abusada”, añadieron.

Responsabilidades.
El grupo feminista piquense centralizó su discurso en las responsabilidades que tuvieron las autoridades de aquel entonces, como los fiscales, la sala acusadora de la Cámara de Diputados, el ministro de Seguridad y Justicia, César Rodríguez, y el procurador general Mario Bongianino.
“Los integrantes de la Sala Acusadora de la Cámara de Diputados investigaron las responsabilidades del ministro de Gobierno y Justicia, César Rodríguez, como jefe de la policía y (Mario) Bongianino, como jefe de los fiscales, por el supuesto mal desempeño de ambos en la investigación de la desaparición y muerte de la niña. A pesar de todo fueron absueltos”, sostuvieron.
“Rodríguez argumentó que la investigación correspondía a los fiscales y que la policía sólo respondía cuando éstos se lo ordenaban; en tanto que Bongianino sostuvo que no era el jefe de todos los investigadores judiciales y le echó la culpa a Carlos Salinas, el fiscal de General Pico. Cabe aclarar que los diputados de turno, María Patricia Lavín, Alfredo Schanton, Marina Cahais, dijeron que Cesar Rodríguez no debía ser juzgado”, agregaron.

Procurador y fiscal general.
Un “capítulo aparte” dedicaron a Bongianino, a quien “lo absolvieron y votaron su continuidad en el cargo de procurador general, los diputados César Ballari, Fernanda Alonso, Mariana Baudino, Martín Borthiry, Carmen Bertone, Alfonso Echeveste, Pedro Etchalús, Mariano Fernández, Darío Hernández, Silvia Larreta, Daniel Lovera y Juan Pablo Morisoli”.
En tanto que a Carlos Salinas, quien en ese momento era el fiscal general de la segunda circunscripción, lo calificaron como “otro personaje nefasto en esta triste historia”, que “no quiso declarar como un caso complejo a la desaparición y dijo que la encontraron de casualidad, y obviamente fue así ya que él no dirigió los esfuerzos hacia la búsqueda”.
También expresaron que a partir de la lucha que llevan adelante los grupos feministas, se obtuvieron algunos logros como “las leyes para considerar el femicidio como un delito, aunque sobre la abrumadora muerte de compañeras”.
Por último indicaron que desde su lugar, seguirán trabajando para favorecer que “haya cambios culturales, a modificar las instituciones que están relacionadas con las denuncias de las mujeres, a la capacitación de los agentes policiales, judiciales y de salud, a efectos de que se desempeñen con perspectiva de género”.