“Somos la palangana de Córdoba y Buenos Aires”

DESBORDE DEL RIO V

El intendente de Alvear, Francisco Traverso, contó que no se pueden realizar trabajos por el estado de los caminos. “El agua que viene de Córdoba baja desde Larroudé y pasa por el Este de Alvear hacia Buenos Aires, pero por un caño que parece una manguera”, explicó.
“¿Hasta cuándo vamos a ser la palangana de Córdoba y Buenos Aires?” se preguntó el intendente de Alvear, Francisco Traverso, al analizar la difícil situación que atraviesa su localidad y todo el departamento Chapaleufú a causa de las inundaciones. “Es verdad que nosotros tenemos mucha agua por las enormes lluvias, pero sí entra del sur de Córdoba y no sale para Buenos Aires”, agregó.
El jefe comunal describió un difícil panorama, sostuvo que le parece “muy bien hacer un puente sobre la 188 y salvar Larroudé”, pero advirtió en una entrevista con LA ARENA, que “si siguen mandado agua para la zona de Alvear serán millonarias las pérdidas, no sólo para los productores y el municipio, también para la provincia y para el país.
“Complicados y todos mojados”, es la definición a que apeló el intendente para describir la situación que ha causado la enorme cantidad de agua caída y que se suma a un largo período que comenzó hace más de un año atrás con desbordes del Río V.
A Traverso se lo nota por estos días casi resignado al tener que dejar pasar el tiempo para poder intervenir sobre lo que el agua ha causado daños y mientras tanto tratar de impedir que se sigan deteriorando más los pocos caminos vecinales transitables.
Describió que “el agua que viene de Córdoba baja desde Larroudé y pasa por el Este de Alvear hacia Buenos Aires, pero por un caño que parece una manguera”. Fue enfático al decir que “es posible que si no abren el agua igual le pase por encima del terraplén pero para entonces ya nos habrá hecho mucho daño acá”.
En la localidad, “las defensas y los canales han funcionado pero el problema es la altura de las napas. Se nos está haciendo pelota el asfalto, se parte todo y en parte está intransitable. Y no podemos hacer nada porque con el simple hecho de poner el pie se mueve el piso”, afirmó.

Caminos.
Respecto de los caminos vecinales, “sólo estamos pudiendo trabajar y hacer algo en la zona suroeste, el resto está bajo agua, no ha quedado nada” y relató que “hace un rato intentamos llegar a un criadero de cerdos que tiene tres mil madres y no se está pudiendo entrar para llevar alimentos. Buscamos una solución pero la verdad es que no sé de qué forma lo vamos a poder lograr”.
“No hay piso” en la mayor parte de los sectores. Eso impide “trabajar con maquinaria, es imposible, y además vamos camino a perder lo sembrado porque por ahora no vemos de qué modo se podrá ingresar a cosechar y sacar la producción”, informó.
La situación está repercutiendo, además de en el bolsillo de los productores, en las arcas municipales. “El movimiento es menor, claramente, e incluso hemos notado que las últimas remesas de coparticipación han sido muy bajas. No sé si es por esta situación de la provincia o por la economía nacional, pero han venido muy bajas”, reiteró.

Exentos del pago de tasas
El municipio alvearense eximió del pago de tasas municipales a los vecinos de los barrios Terreno Propio I y II y aledaños a causa de la emergencia hídrica, Además anunció el comienzo de una obra de construcción de cordón cuneta por un monto superior a los $5 millones.
Al disponer la exención, Traverso consideró que por las condiciones climáticas y sus consecuencias el municipio no pudo prestar en esos barrios los servicios del modo que corresponde por lo que no cobrarán las tasas del mes de abril a los vecinos del lugar. La medida abarca otros sitios puntuales del pueblo y según el intendente “es una manera muy mínima de compensarlos, de pedir disculpas y decirles que estamos a disposición”.
La construcción de 4.500 metros de cordones y 23 badenes está en marcha y el intendente dijo que puede resultar la obra más “importante del año, tal como viene la situación económica”. Lo dijo al anunciar el envío del proyecto de ordenanza al concejo deliberante y tras recibir el presupuesto definitivo y que asciende a 5,35 millones de pesos.