Soncini: “No era la hora”

El jefe comunal de Villa Mirasol perdió el control del auto del municipio a poco de llegar al cruce con la ruta 5 e impactó contra un camión térmico, el cual volcó. Soncini, su acompañante y el camionero sólo resultaron con heridas leves.
“No era la hora”, señaló el intendente de Villa Mirasol, Emilio Soncini, quien ayer a la mañana protagonizó un siniestro de tránsito que pudo haber sido fatal, en la ruta provincial 7 a pocos kilómetros del cruce con la ruta nacional 5 en cercanías de Anguil. Soncini perdió el control del auto municipal que manejaba producto de la cantidad de agua acumulada en el asfalto, se deslizó hacia el carril contrario donde fue impactado por un camión térmico, que terminó volcando.
La rápida reacción del camionero evitó la colisión frontal. Como consecuencia del choque, el jefe comunal sufrió golpes leves y recibió atención médica al igual que el transportista pampeano.
Luego de ser evaluado por médicos del hospital Lucio Molas, desde su domicilio en Mirasol Soncini detalló el siniestro vial a LA ARENA y dijo tener dudas si fue el agua sobre el pavimento o un neumático del vehículo comunal el que provocó el choque.
Soncini relató que se dirigía a Santa Rosa con el presidente de la cooperativa de servicios de la localidad, Pablo Miyahira, en un Volkswagen Vento. Ambos harían algunas gestiones relacionadas con sus respectivas funciones. Poco antes de llegar a las vías, el auto por causas aún no claramente determinadas, se fue del control de Soncini, que ante lo irremediable -recordó- tiró su cuerpo hacia la derecha. Sobre el lateral precisamente del conductor impactó el camión (Un Iveco dedicado al reparto de productos alimenticios), “a la altura de la puerta trasera”, indicó. “Eso me salvó, no era mi hora”, reflexionó.
El camionero, según se pudo saber, realizó una rápida maniobra para evitar el choque frontal, aunque terminó impactando contra el lado izquierdo del auto al cual le desprendió la puerta del asiento trasero y la rueda completa de ese sector y luego volcó con su carga quedando de costado entre la banquina derecha y la cinta asfáltica. El Vento quedó estacionado en posición normal ocupando una parte del pavimento y la banquina derecha.

Sólo golpes.
El jefe comunal destacó la celeridad con que llegaron al lugar policías de Anguil y Uriburu y los servicios médicos que trasladaron primero al conductor del camión que estaba con golpes más importantes, y más tarde en otra ambulancia a Soncini. Su acompañante no presentaba lesiones, salvo algunos golpes menores.
Soncini indicó que por sus propios medios salió del vehículo y fue trasladado luego para descartar problemas mayores por un dolor en su pecho, que, dijo, fue “producto del cinturón de seguridad y del air-bag”.
A media tarde, ya descansando en su casa, resaltó la muy buena atención recibida tanto en el lugar del accidente como en el Lucio Molas y agradeció la gran cantidad de llamados de gente preocupada por su estado. Se le prescribieron calmantes y reposo para mitigar los dolores lógicos del “sacudón”.
Indicó por último que la información que le habían dado en forma oficial sobre el estado del conductor del camión es que sólo presentaba golpes y su estado era satisfactorio.