“Temo por la vida de mis hijos”

(General Pico) – María De Los Angeles, la joven que el sábado a la madrugada frente a su vivienda en el barrio José I. Rucci de esta ciudad sufrió la destrucción de su vehículo, luego que un grupo de adolescentes lo incendiara de manera intencional, manifestó que teme por la vida de sus cuatro hijos.
También indicó que un oficial de policía custodia su casa durante todo el día, y que desea mudarse del lugar. Para ello solicitó el cambio de vivienda en la sede local del IPAV, pero desde el organismo provincial, no le dieron hasta el momento una respuesta satisfactoria.
El sábado a las 4.30, una dotación del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de esta ciudad acudió a extinguir las llamas que se habían generado en el interior de un vehículo marca Renault Twingo, que estaba ubicado sobre la calle 109 y la 102.
También llegaron al lugar, efectivos de la Comisaría Tercera, quienes determinaron que el rodado había sido empujado de forma silenciosa hacia la calle, y una vez desplazado algunos metros del lugar, había sido incendiado de manera intencional. Los autores de este destrozo, iniciaron el fuego en el interior del auto, luego de romper la luneta del lado del conductor.
En pocos minutos, la policía procedió a demorar a cinco personas, tres de las cuales son menores de edad que estarían vinculados a otros hechos delictivos ocurridos en el barrio.
“El auto me lo incendiaron el sábado a la madrugada, y desde ese día la custodia está en la esquina. Los oficiales se turnan cada dos o tres horas, y no dejan la casa sola ni un minuto”, manifestó la perjudicada.

Robos y amenazas.
María De Los Angeles, madre de cuatro hijos maneja un auto de alquiler, actividad por la cual pasa gran parte del día fuera de su casa en la que vive junto a sus cuatro hijos. Sin embargo, desde que las amenazas y los ataques contra su propiedad comenzaron a incrementarse, decidió enviar a su hijo mayor a vivir con su abuela materna, a su hija, con una familia amiga, y a otro de sus hijos, a la casa de su padre. Por lo tanto, en su vivienda quedó sola una pequeña de 2 años y medio.
“Temo por la vida de mis hijos”, dijo la mujer, quien indicó que a uno de ellos intentaron ahorcarlo a los tres meses de haberse mudado al lugar donde vive actualmente.
También aseguró que a lo largo de estos tres años que lleva de residencia en dicho sector del barrio Rucci, fue víctima de varios robos en su propiedad, y fue amenazada por el mismo grupo de adolescentes que el último fin de semana le incendiaron el auto.
“Esa noche me enteré de los tres nombres de los menores que fueron los que quemaron el auto, y una hora después uno de ellos me dijo que no fuera a hablar, porque sino esto no terminaba acá, e iban a seguir con mis hijos y conmigo”, señaló.
A raíz de los constantes conflictos que tuvo con estos jóvenes desde que se mudó a su nuevo hogar, María De Los Angeles pensó, como medida extrema, en cambiar de domicilio. Para ello se dirigió a la sede del IPAV, donde le informaron que hasta el momento eso no era posible.
“Me dijeron que por ahora no me pueden cambiar la casa. Tengo que seguir conviviendo con ellos, y no puedo salir a ningún lado”, se quejó.
La joven se siente presa en su propia vivienda, de la que no quiso salir el domingo para asistir a la iglesia, luego que un oficial le aconsejara que se retire con custodia.