Terminó la protesta en Rancul

Luego de diecisiete días de conflicto, un acta acuerdo firmado entre autoridades comunales y los manifestantes le puso fin a la medida. Los autoconvocados tenían demandas sociales.
Después de casi tres semanas de conflicto, finalmente los manifestantes que se encontraban concentrados frente a la Municipalidad de Rancul firmaron el jueves un acta acuerdo con las autoridades comunales y levantaron la medida de fuerza que llevaban adelante en reclamo de demandas sociales y laborales.
Después de largos días de conflicto, que mantuvo preocupada a toda la comunidad, los autoconvocados liderados por el jefe de la agrupación René Salamanca, Hugo Corpus, participaron de una reunión con el intendente Mario González donde acercaron posiciones y finalmente le pusieron fin a la protesta frente al edificio municipal.
Tras el encuentro en el que participaron autoridades municipales, concejales de ambos bloques y los manifestantes, el Ejecutivo Municipal se comprometió a gestionar los créditos y subsidios solicitados por los autoconvocados.
Horacio Herrera, que está al frente de la agrupación de desocupados y “sin techo” de La Pampa que también se movilizó en Rancul, dijo que “se firmaron actas donde se establece que ocho compañeras y compañeros entrarán a trabajar con contrato a la municipalidad, otros 15 recibirán microcréditos de la Provincia y al resto se le dará subsidios y en 15 días se les buscará una alternativa laboral”.

Ofrecen tareas.
En respuesta a las demandas de los manifestantes, también se les ofreció una posibilidad laboral a través de seis horas diarias de trabajo en la municipalidad realizando distintas tareas ya sea en el sector de corralón, vinculadas a la limpieza de calles, terrenos, entre otras.
Con este acercamiento entre las partes, finalmente se puso fin a este conflicto social que durante las últimas semanas del año pasado mantuvo en vilo a toda la comunidad de Rancul.
La situación se había tornado casi irreconciliable durante los últimos días, al punto de que motivó una sesión especial por parte del Concejo Deliberante -se reunió el lunes-, donde los ediles intentaron mediar entre los manifestantes y el municipio para tratar de encontrar una solución urgente a este conflicto.

Demandas sociales.
La protesta comenzó el 16 de diciembre cuando un grupo de personas, muchos de ellos desocupados, decidió concentrarse en la vereda de la municipalidad. Solicitaban cajas de mercadería para las fiestas de fin de año, subsidios, soluciones habitacionales para las familias más humildes, entre otros reclamos.
El lunes la protesta se profundizó con una ruidosa manifestación frente a la comuna. Al compás de un megáfono, bombos y redoblantes pidieron una respuesta urgente del Ejecutivo. Tras el acuerdo logrado en el primer día del año, finalmente llegó a su fin el reclamo y retornó la tranquilidad social a la localidad del norte pampeano.