Toay compra el radar para la avenida Perón

CONTROL DE VELOCIDAD

El municipio de Toay recibió un aporte no reintegrable de 907.500 pesos destinado a la adquisición de un radar móvil para controlar la velocidad de vehículos en distintos puntos de la localidad y también en la avenida Presidente Perón, que une esa ciudad con Santa Rosa.
La información se publicó en el Boletín Oficial que tiene fecha del 1 de julio y que fue subido a la web del gobierno provincial en la semana. En junio pasado el Ministerio de Seguridad informó que “por la densidad de circulación y las velocidades que superan largamente los máximos establecidos, se instalarán radares en la avenida Perón”.
“Acorde a la Ley Nacional la circulación debe ser de 60 kilómetros por hora, por lo tanto se está organizando junto a los municipios respectivos y la Agencia Nacional de Seguridad Vial, a través del representante regional patagónico (Pedro Pisandelli), la instalación permanente de radares homologados que están en condiciones de hacer una determinación adecuada de la velocidad y ser elementos fidedignos para redactar el acta de constatación y de infracción”, informó el ministerio y añadió que los equipos también se van a colocar en otras rutas de la provincia y en algunos ámbitos urbanos.
La adquisición de un radar es un antiguo anhelo del intendente toayense Ariel Rojas, quien en distintas oportunidades se mostró de acuerdo con los controles que hace regularmente la Policía de la provincia y la Agencia de Seguridad Vial pero siempre remarcó la necesidad del radar para el uso del municipio. “Sabemos que no es una decisión de fondo pero reduciríamos mucho los riesgos”, aseguró Rojas.
Según el número que dio el jefe comunal hace unos meses, la avenida tiene más de 4 millones de pasadas al mes, es decir unos 14 mil autos por día. Y la preocupación que ese enorme movimiento genera está puesta en la cantidad de siniestros viales que se producen.

Semáforos.
Desde hace tiempo también se plantea la posible semaforización de la avenida como una forma de mejorar y ordenar el tránsito al tiempo que se aumentaría la seguridad vial, pero por ahora esos proyectos parecen no tener demasiado avance.
“Lo de colocar semáforos fue una de muchas ideas que se barajaron en un momento, también se habló de ensanchar la avenida, las colectoras, son distintas alternativas pero está claro que se necesita mucha financiación”, aclaró Rojas. Otra de las posibilidades es la pavimentación de las calles colectoras para, de esa forma, derivar hacia allí a los ciclistas y al tránsito pesado. Por lo pronto se espera que el aporte no reintegrable para el radar ponga en funcionamiento un sistema de control a las altas velocidades que se observan a diario en esa arteria.

Compartir