Tormenta provocó destrozos en Intendente Alvear

Techos de viviendas destruidos, palmeras caídas y el cableado sobre las calles, árboles quebrados, cartelería comercial en trozos sobre el pavimento y otros destrozos ocurrieron en la localidad de Intendente Alvear en la madrugada de ayer, cuando un violento temporal de viento, lluvia y piedras azotó la región. Afortunadamente no hubo heridos.
En la mañana de ayer, el personal municipal, los bomberos, la cooperativa de electricidad y los vecinos en general comenzaron con las tareas de limpieza y se estaba intentando restablecer los servicios afectados, como la provisión de luz, agua potable, telefonía e Internet.
El agua acumulada no fue mucha pero el inconveniente se debió a que la lluvia se desató en pocos minutos y además tuvo fuertes ráfagas de viento, con la posterior caída de piedras de gran tamaño.
El intendente de la localidad, Francisco Traverso, dijo a LA ARENA que nunca en la historia de Intendente Alvear sufrieron una tormenta de esas características. El temporal pasó de forma localizada, como si fuera un tornado, porque avanzó en diagonal por el casco urbano de sudeste a noreste.
El mayor daño se pudo ver en el centro. Los perjudicados son cientos porque hubo destrozos en viviendas particulares, en comercios, en escuelas, instalaciones del municipio y en el sector de guardia del hospital local. En el geriátrico fueron destruidas y arrancadas las persianas y la piedra terminó por romper también los vidrios. Y el edificio municipal quedó inundado luego de que la membrana fuera rota y el techo colapsara.

Pérdidas importantes.
Traverso resaltó la disposición de los vecinos que desde temprano comenzaron a limpiar patios, veredas y calles. Los docentes y padres acudieron a los colegios para sacar el agua. Además, recibieron llamados de la Secretaría de Asuntos Municipales de la provincia, de Defensa Civil, el Ministerio de Bienestar Social, legisladores y funcionarios también se pusieron a disposición. El Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) se hizo presente para solucionar el corte en las líneas telefónicas.
El jefe comunal dijo que los asombró la cantidad de piedras caídas porque tuvieron que sacarlas con palas y ayer en la tarde todavía se encontraban con hielo acumulado.
Con un rápido sondeo a las aseguradoras de la localidad, Traverso confirmó que entre los vehículos con daños por el granizo y por caída de árboles ya había más de 200 rodados reportados.
El intendente, durante la tarde de ayer, dijo que todavía estaban trabajando para despejar las calles y trozar los árboles caídos, y seguirán evaluando los daños.

Sin heridos.
Pese a la violencia de la tormenta no hubo personas heridas, pero Traverso indicó que están trabajando con representantes de Acción Social porque hay unas 50 familias en situación vulnerable que han tenido daños en sus viviendas. También cayó un árbol sobre una casa, pero hasta ayer no hubo evacuados.
Ernesto “Bocha” Nieto, propietario del semanario regional “El norte en movimiento”, habló con LA ARENA y dijo que la tormenta comenzó cerca de las cuatro de la mañana y sucedió todo tan rápido que no hubo tiempo de guarecer los rodados y tomar otras previsiones. Tampoco se pudo registrar la cantidad de agua de lluvia porque todos los pluviómetros de la localidad fueron destruidos. “Nunca hubo una tormenta así”, dijo.
Las localidades de la zona también tuvieron lluvias fuertes pero solo fueron afectados por una importante caída de agua y algunas ráfagas fuertes de viento. La policía de Bernardo Larroudé confirmó que comenzó a llover cerca de las 2 de ayer y se registraron 70 milímetros, sin mayores daños en la localidad. Además, junto con Hilario Lagos y Realicó colaboraron a la par de bomberos voluntarios para despejar la ruta nacional 188, que había quedado obstruida por la caída de árboles.