Trabajadores acordaron con la empresa

CONFLICTO SALARIAL EN EL FRIGORIFICO GENERAL ACHA

Trabajadores de la planta frigorífica achense realizaron ayer un paro de actividades, con una manifestación pacífica en el acceso frente a la ruta nacional 152. La protesta incluyó una quema de neumáticos, aunque no se registraron incidentes. La Policía circuló por los alrededores y no tuvo necesidad de intervención.
Pasado el mediodía, los empresarios comenzaron un diálogo conciliador en el que ambas partes acercaron posiciones, con el compromiso inmediato de abonar el importe de la mitad del sueldo de agosto, cuyo vencimiento de pago se había agotado el miércoles. El 50% restante se abonará en la jornada de hoy, expresaron voceros del Sindicato de Empleados y Trabajadores de la Carne de La Pampa.
El apoyo gremial se sumó a la manifestación con la presencia de dirigentes como el secretario general Antonio Loza, el secretario gremial adjunto, Hugo González, el de acción social Walter Loza y el asesor legal, Fernando Buteler.

Paralización.
El Frigorífico General Acha tuvo paralizada toda su cadena productiva. Debido a que la adhesión del personal de faena y desposte fue casi total. Tampoco hubo movimiento en otros sectores vinculados, como por ejemplo el transporte y comercialización.
La planta frigorífica cuenta en la actualidad con un plantel de entre 120 y 130 operarios que se adhirieron a la medida de fuerza, abandonando sus lugares de trabajo interior, para concentrarse frente al local de la empresa, situado a la altura de kilómetro 30 de la ruta nacional 152.
El secretario gremial, Hugo González confirmó a LA ARENA que el paro tenía carácter de “indeterminado”, hasta alcanzar el pago de los salarios a los trabajadores.
El delegado local comentó que la deuda atrasada que se reclamaba incluía los haberes de agosto, más un retroactivo de julio, correspondiente a un acuerdo paritario, y además el bono denominado Repro (Programa de reactivación productiva) del mes de julio. “Nos sacaron un Repro por una ayuda de 2.000 pesos que viene del gobierno nacional, se lo quedó la empresa”, sostuvo.
Un cálculo promedio de la deuda patronal significa para cada trabajador del Frigorífico General Acha un monto de unos $4.000 a $5.000 según los casos, entre el Repro y el retroactivo. En agosto los empleados cobraron la ayuda que subsidia Nación, pero vencido el plazo legal, la empresa ayer comenzó a incurrir en mora.
El sindicalista acentuó que “venimos hace cuatro o cinco meses con atraso en el pago del sueldo, o lo vienen pagando en cuotas”. Añadió que la medida adoptada desde ayer “ellos ya la sabían”.
González, remarcó que “la empresa ya sabía que si no cumplían con lo que debían en los plazos, nosotros habíamos hecho el mes anterior una presentación ante el Ministerio de Trabajo”, sin obtener la respuesta deseada.

Complicación.
Fuentes consultadas por esta corresponsalía admitieron que los responsables del frigorífico aludieron a una “complicación económica” de la empresa, que aguardarían resolver a través de un crédito financiero que podría provenir el gobierno de La Pampa.
Las finanzas se han resentido como consecuencia de la merma en el consumo de carne bovina como por el impedimento de atravesar la barrera sanitaria, donde existe un buen mercado.

Compartir