Transportistas aseguraron que los costos se duplicaron

CAMIONEROS DEL NORTE PAMPEANO CONTINUAN CON MEDIDA DE FUERZA

(General Pico) – Los camioneros nucleados en el Centro de Transportistas Maracó continuaban ayer con la medida de fuerza convocada a nivel país solicitando que se incremente el valor de la tarifa de flete de granos, y entre esos reclamos se incluyó la necesidad de mayor seguridad en la zona de puerto de Rosario.
Agrupados en la rotonda “El Aeroplano” varios conductores dejaron sus camiones en la zona y se unieron ayer al segundo día de reclamo. Allí soportaron las bajas temperaturas mientras informaban con panfletos al resto de los conductores sobre el motivo de la manifestación.
Daniel Astaguara, presidente del centro, indicó que se les pidió paciencia a quienes circulaban por la zona y que supieran disculpar las molestias. Sin embargo, consideran que el reclamo nacional convocado por la federación es válido.
El pedido de revalorizar la tarifa del flete es por un porcentaje del 37 al 40 por ciento, indicó, y se trata de una adecuación necesaria.
Astaguara explicó que este año hubo dos aumentos de combustible, con el agregado de incrementos en el precio de cubiertas y también en las reparaciones generales del vehículo. “Hacer el motor de un camión hoy asusta”, afirmó.
El gremialista dijo que algunos de los costos del sector llegaron a duplicarse. “Yo hice un embrague de un camión 33 hace un poco más de un año y pagué 15.000 pesos. Ayer uno de los camioneros gastó en el mismo trabajo mecánico unos 35 mil pesos”, señaló el gremialista. Otro ejemplo son las cubiertas que estaban en unos 7.000 pesos y pueden llegar a costar ahora, según las marcas, unos 9.000 pesos.

Robos en Rosario.
Astaguara se refirió al tema de la seguridad y dijo que viajar al puerto en Rosario genera intranquilidad. “Si bien vamos entrando juntos, de a varios camiones, les ha pasado a varios compañeros que los han asaltado o les han abierto las boquillas”, confirmó el transportista.
Aseguró que algunos pampeanos han sido víctimas de esa inseguridad y se han visto perjudicados en el faltante de hasta 7.000 kilos de cereal porque les han abierto una boquilla entrando a Playa Pérez.
En ese sentido, explicó que se podría implementar más vigilancia o realizar algún tipo de cambio en cuanto a la forma de realizar la descarga.
El representante del centro explicó que la temporada de cosecha se alargó, porque las lluvias y la humedad retrasaron el proceso, y todavía queda cereal en las plantas. Por lo tanto la medida de protesta todavía es efectiva para afectar el transporte de los granos.
Astaguara señaló que en el centro están nucleados unos 40 camioneros de la zona norte, pero hay más trabajadores. En este momento el promedio de viajes mensuales, por camión es de ocho o nueve por mes, por lo que se nota que el problema no es la falta de trabajo sino la tarifa que se paga.