“Un año complejo e incierto”

ENCUENTRO DE DECANOS DE CIENCIAS VETERINARIAS EN PICO

Los decanos se refirieron a la situación económica de las facultades, la acreditación en el Mercosur y realizaron un documento sobre la realidad de las instituciones en cuanto a matrícula y características de la carrera.
Los decanos de las 11 facultades de Ciencias Veterinarias que hay en todo el país se reunieron ayer en esta ciudad. El presidente de la Conadev explicó que este es un año incierto por el incremento en los servicios, y el representante de la OIE brindó un panorama mundial de la educación veterinaria.
El decano de la Facultad Ciencias de Veterinarias de la UNLPam, José María Romero, presentó ayer en conferencia de prensa el encuentro del Consejo Nacional de Decanos de Facultades de Veterinarias (Conadev). Que entre el jueves y ayer incluyó varias actividades en la sede piquense, porque simultáneamente y en el mismo predio se realizó el encuentro nacional de directores de hospitales escuela.
Marcelo Aba, presidente del consejo y decano de la Facultad de Veterinarias de la Universidad Nacional del Centro de la provincia de Buenos Aires con sede en Tandil, dijo que el Consejo reúne a entidades públicas de todo el país y hace años que se viene buscando una mayor integración entre las diferentes facultades.
Durante estos días se trataron cuestiones de tipo académicas, como el análisis de los procesos de acreditación de las carreras en el ámbito del Mercosur ampliado. También con la presencia del representante de la OIE se iban a tratar conceptos sobre sanidad y un trabajo conjunto para la formación de los alumnos. Además, hubo una visita de técnicos de la Cámara de Productos Veterinarios del país (Caprove) para dar asesoramiento sobre la llegada al profesional y los productores con las nuevas tecnologías para mejorar la producción.
En relación a la situación financiera de las facultades, Aba aseguró que en término de indicadores “este ha sido un año entre complejo e incierto. Lo que pensábamos que iba a tener un impacto muy fuerte por el incremento de los servicios está en espera. Era una preocupación enorme porque si llegaba la suba como estaba planteada íbamos a tener graves problemas de funcionamiento”. Con el incremento en luz, gas, etc. el gobierno nacional buscó compensar con aportes, señaló y llegó una primera cuota pero después todo quedó suspendido hasta que se defina cómo quedará el valor de los servicios.
Aba indicó también que parte del proceso del consejo, con la primera acreditación nacional lograda hace una década, ha sido unificar las características de las diferentes facultades. Hace años se logró el apoyo del Estado Nacional para que no sólo evaluara las diferentes instituciones sino que aportara financiamiento para realizar las mejoras. Así se ejecutó el Promvet para garantizar el mínimo de infraestructura, en los hospitales escuela se trabajó con este programa porque allí se veían muchas diferencias entre las facultades, y ahora hay un mínimo necesario que todas poseen más allá de sus especialidades.
Y en términos de salida laboral el profesional veterinario tiene amplias posibilidades por lo que el incremento de la matrícula en las facultades no ha generado un rubro laboral saturado.

Mirada internacional.
Luis Barcos, representante de la Organización Mundial para la Sanidad Animal (OIE), recordó que la organización nuclea a 180 países y su función es elaborar normas mundiales para la sanidad y el bienestar animal, la inocuidad de los alimentos y realizar recomendaciones para la educación veterinaria. En esta entidad están integradas unidades oficiales como el Senasa.
Hace algunos años, recordó, se realizó una encuesta sobre la calidad de la educación veterinaria en el mundo y esos datos mostraron diferencias en la duración de las carreras, los temas incluidos y la calidad del profesional graduado. Una situación que preocupó y generó desde la OIE la difusión de las competencias mínimas que debe tener un veterinario al recibirse. Así comenzó un largo proceso que en las facultades, al ser autónomas, fue produciendo mejoras. La Argentina se encontró en ese contexto con un buen nivel en la mayoría de sus facultades y con muchas de esas competencias mínimas ya contempladas. Por otra parte, Barcos explicó que la educación veterinaria es muy costosa y en muchos países cuesta mantener las facultades por esa razón.

Compartir