Un ministro “recomendó” a Lercari por una ordenanza

(Realicó) – El ministro de Gobierno y Seguridad de la provincia, Juan Carlos Tierno, recomendó a la intendenta local, Roxana Lercari, no aprobar el proyecto de ordenanza presentado por el bloque de concejales del PJ para modificar el artículo 332 de la ordenanza Fiscal y Tarifaria que regula el horario de venta de bebidas alcohólicas. Además en un escrito expresó que aplicará la ley a través de controles policiales.
Actualmente la legislación municipal permite a los comerciantes vender bebidas alcohólicas hasta las 22 a mayores de edad. La idea de los ediles peronistas es extender el horario hasta la medianoche.
La concejal Leticia Embrici (PJ) dijo que el proyecto para modificar el artículo 332 está en comisión, y la carta enviada por el ministro será tratada en esa comisión. “No estamos de acuerdo en varios puntos del escrito, en ningún momento pretendemos con este proyecto fomentar el consumo del alcohol y perjudicar la salud de la población como plantea la nota”, disparó.
Los ediles opositores al gobierno comunal intentan flexibilizar el horario para la compra de bebidas alcohólicas para la temporada de verano. También en el momento de ser presentado denunciaron que los inspectores municipales persiguen a los comerciantes que tienen otro color político.

Proyecto.
El proyecto que es analizado en comisión es para que los comerciantes puedan vender bebidas alcohólicas a personas mayores de edad luego de las 22. Actualmente está prohibida la venta de bebidas alcohólicas después de dicho horario. Uno de los argumentos es porque se reducen en forma considerable las ventas a los comerciantes.
Con la modificación de la ordenanza los comercios tales como rotiserías, despensas, almacenes, autoservicios, entre otros podrán vender bebidas alcohólicas a personas mayores hasta las 24 a partir del 1 de noviembre y hasta el 31 de marzo, mientras que del 1 de abril hasta el 31 de octubre solo se podrá vender hasta las 22 y a partir de las 8.
Los ediles del PJ expresaron que los comercios de esos rubros presentan bajas importantes en sus ventas por las acuciantes cargas impositivas, sumado a los ajuste de las tarifas de energía, agua gas, tasas municipales, entre otros.
Remarcaron que “la ordenanza no pretende fomentar el consumo del alcohol, sino facilitar la labor de los inspectores de municipales en cumplimiento de las ordenanzas vigentes y para ayudar a la economía de los comerciantes”.