Una jueza que calla

(Macachín) – La jueza del Menor y la Familia, Gabriela Manera, mantuvo ayer nuevamente un cerrado silencio ante el requerimiento de este medio para consultarla sobre la situación del hijo del viceintendente de Macachín, Gustavo Calvente, que tiene 17 años, está acusado de intento de homicidio y se mueve por la ciudad con absoluta libertad y tranquilidad.
El menor, a pesar de las distintas idas y vueltas legales, no fue alojado en el Instituto Provincial de Educación y Socialización de Adolescentes (Ipesa) y la justicia le permitió quedarse en la casa de un familiar, con un régimen particular de libertad que realmente no se condice con la gravedad del hecho cometido.
Un cronista de LA ARENA intentó comunicarse ayer por la mañana con la jueza Manera, por lo que concurrió directamente al Juzgado del Menor y la Familia ubicado en la Ciudad Judicial de Santa Rosa. Sin embargo, hasta el momento no hubo respuesta por parte de la funcionaria de la justicia pampeana.
El hecho en cuestión ocurrió en la madrugada del domingo 20 de mayo, cuando el hijo del viceintendente atacó a hachazos a su ex novia de 17 años y a la actual pareja de ella, un joven de 21 años, cuando ambos ingresaban a la habitación de una vivienda ubicada en el barrio Los Sauces de la localidad de Macachín.

Con tranquilidad.
Otro dato llamativo es que el fin de semana largo del Día de Trabajador, el menor fue autorizado a volver a la localidad donde ocurrió el hecho para visitar a sus familiares, pese a que allí mismo residen sus víctimas. Fue visto por varios vecinos, una situación que generó la alarma de los jóvenes a quienes atacó e hirió gravemente con un hacha.
Además, dentro de ese escenario de absoluta libertad, el menor se mueve en Santa Rosa sin problemas. Es más, concurre dos veces por día a un conocido gimnasio de la zona céntrica, y fue visto de compras por el centro capitalino como si se tratara de un adolescente cualquiera sin conflicto con la ley penal.
Lo cierto es que ante esta situación, que representa privilegios para el menor, es necesaria la respuesta de la jueza del Menor y la Familia, Manera, que mantiene su posición de que no vaya al Ipesa. Sin embargo, la Dirección de Niñez y Adolescencia provincial sostiene que la internación en ese instituto es la mejor opción y que no se vulnera ningún derecho.