Usurpan una casa en barrio Tango

(General Pico/Agencia)
Desde el viernes permanece ocupada por extraños una vivienda ubicada en calles 106 y 107, en el barrio Tango del IPAV. La adjudicataria de la casa se encuentra detenida cumpliendo una pena de más de 20 años impuesta por la justicia.
Una familia compuesta por un matrimonio, con la mujer con un embarazo a término, y dos hijas pequeñas, llegó con sus pertenencias a una vivienda del barrio Tango del IPAV que se hallaba al cuidado de un familiar de la adjudicataria. El hecho ocurrió el viernes cerca de las 16.
La legítima titular, identificada como A.V.P., se encuentra cumpliendo una condena de 22 años que se le impuso por encontrarla culpable de distintos delitos, entre ellos, el haber permitido a dos hombre abusar sexualmente de su propia hija adolescente.
Según la información consignada por el comisario Cristian Dupuy, titular de la Comisaría Tercera, durante la usurpación no se registraron incidentes de relevancia, más allá del nerviosismo inicial cuando, al llegar, los usurpadores se encontraron con que la vivienda estaba ocupada por el familiar de la propietaria.
No obstante, los visitantes desembarcaron con sus pertenencias y siguieron el plan trazado a pesar de la presencia. Acumularon los elementos que hallaron en la casa -en una habitación que decidieron no utilizar-, y dispusieron ubicar sus cosas en las habitaciones que de ahí en más ocuparían.
De acuerdo a lo informado por Dupuy, la policía recabó la información de rutina, identificó a los usurpadores y remitió a la fiscalía todo lo actuado. En sede policial no se recibió denuncia alguna.

“Nadie escucha”.
La familia usurpadora refirió que su problema “debe solucionarlo el IPAV (Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda)” y también dijeron “si no actuamos de esta manera, nadie nos escucha”.
Además, dejaron trascender que hasta hace unos días la municipalidad subsidió a la familia con el pago de un modesto alquiler. Al vencer el contrato de locación, y retirado el subsidio comunal, se encontraron con que no podían afrontar la renovación de éste.
De esta manera resolvieron la usurpación de una casa, que supusieron deshabitada, como mecanismo para llamar la atención del organismo provincial, sin sospechar que esta decisión los puede perjudicar en los antecedentes si están inscriptos en el registro respectivo del IPAV.
Según explicaron fuentes ligadas a la causa, en las próximas horas la Fiscalía ordenaría el desalojo de la vivienda.

Mujer está cumpliendo una pena.
La legítima adjudicataria de la vivienda usurpada es A.V.P, fue condenada en marzo de 2012 por la Cámara del Crimen 1 de Santa Rosa a 22 años de prisión por corrupción de menores, agravada por el vínculo, y abuso sexual con acceso carnal.
La víctima y denunciante fue su propia hija, en aquel momento de 12 años. Junto a la madre fueron condenados su pareja, Miguel Angel Platino, a 17 años de prisión y un amigo de este, Javier Walter Ríos, a 10 años. Hasta que la condena quedara firme, A.V.P. fue beneficiada con el arresto domiciliario, en virtud de la crianza de sus hijos más pequeños, de 1, 5 y 6 años. Pero una nueva denuncia por abuso sexual contra esos pequeños, interrumpió el beneficio.
Hoy se encuentra alojada en la Unidad Penitenciaria 13 cumpliendo su condena. A principios de este año, su abogado Oscar Ortiz Zamora solicitó una revisión de su prisión, pero el juez Ambrogetti denegó el pedido. Los hijos más pequeños de A.V.P. se encuentran junto a familias sustitutas.