Vialidad Nacional le adeuda 11 millones de pesos a UTE

La Dirección Nacional de Vialidad (DNV) adeuda certificados de obras por 11 millones de pesos a la UTE Lo Bruno Estructuras SA-Rodalsa SA, confirmó el jefe del Distrito 21 La Pampa, Fabio Fernández. El entrevistado reconoció “la preocupación” de las autoridades municipales y la comunidad castense en general, y aseguró que ahora “en un lapso de 30 días el objetivo es comenzar la obra y finalmente terminar los trabajos proyectados”.
La obra licitada en el año 2010 tenía un presupuesto oficial de aproximadamente 20 millones de pesos y un plazo de ejecución de 12 meses. La obra fue adjudicada a la UTE Lo Bruno Estructuras SA-Rodalsa SA que cotizó $21.596.397,85. Los trabajos finalmente se iniciaron en 2012, después hubo tres paralizaciones por falta de pagos de los certificados de obras.
La readecuación de precios, realizada en base al índice inflacionario, llevó las obras al actual presupuesto de 59 millones de pesos. Las obras se extenderán desde el kilómetro 404.400 al 407.100 de la ruta nacional 35, incluyendo colectoras, un segundo ingreso a la zona urbana, la reubicación del Puesto Caminero y obras pluviales. Además se colocarían entre 140 y 170 luminarias a lo largo de todo el trayecto de intervención.
“Hemos tenido intercambio entre la gerencia de obras de la casa central -en Buenos Aires- y los contratistas, donde encontramos un acuerdo para seguir adelante con la obra. En 30 días se debe acomodar la parte administrativa, donde se debe presentar la documentación con una modificación de obras e iniciar el consenso de los trabajos porque la próxima etapa será incomoda por los cierres y cruces y caminos auxiliares, que son las partes propias de los trabajos finales de esta obra”, detalló Fernández en una entrevista telefónica con Radio Don.

“Otra intención”.
Los trabajos ejecutados hasta el momento están determinados en el 37 por ciento. “Hasta el momento se realizó más obra básica y lo que resta son varias etapas de obras y en montos (económicos) son importantes porque estamos hablando de pavimento que es costoso”, aclaró Fernández.
-El informe que publicó el diario La Nación sobre las obras de la DNV en La Pampa tiene inexactitudes.
-Sí, sin dudas. El avance de obras es casi del 40 por ciento. La realidad la podemos constatar porque la vivimos y estamos al lado, y otra (realidad) la que publica el matutino porteño que tiene otra intención. Lo nuestro es darle una solución inmediata para terminar la obra. Nuestra idea es brindar transparencia. El avance de obras que tenemos se corresponde con un monto certificado de 22 millones de pesos. Y la empresa cobró la mitad, 11 millones de pesos. Está en proceso que se siga pagando. Y está acordado la forma de pago para iniciar los trabajos para terminar la obra. Hubo un pago en mayo, que fue el último. Y se seguirá pagando la deuda para que en 30 días iniciemos los trabajos para terminar.
-¿Estos informes (periodísticos) se producen desconocimiento o intencionalidad política?
-Sí. Nosotros queremos clarificar el estado de la obra porque genera incertidumbre en la comunidad. Nosotros queremos darle la transparencia y tranquilidad que estamos por reiniciar los trabajos en lo inmediato.
-La obra fue licitada en 2010 con un presupuesto de 20 millones de pesos y ahora terminará costado casi 60 millones. ¿Esto es producto de readecuaciones de precios por la situación inflacionaria o sobreprecios?
-No se debe mezclar. Las readecuaciones de precios no acompañaban tanto la inflación. Y obras que se encuentran neutralizadas, si no se acomodan mejor los indicadores, al no acompañar la inflación las mismas empresas estaban más para limitar las obras y no hacerlas para darle continuidad. Ahora se mejoran los indicadores más favorables para acompañar la inflación y que la empresa tenga incentivos para arrancar. Eso no significa sobreprecios. Es un acompañamiento lógico de una readecuación, que no tiene que ver con los sobreprecios. Hubo nueve saltos de actualizaciones de precios desde el inicio hasta mayo de 2015. Y de los 22 millones invertidos del 37 por ciento de obras, y las empresas cobraron 11 millones.
-O sea que las empresas acá no fueron beneficiadas con millonarias transferencias como plantean los medios porteños, sino que más bien fueron perjudicadas.
-Exactamente. Esa es la realidad de esta obra y de la mayoría. Que haya otras cosas en otros lados, será cuestión de investigación. Pero, no se puede generalizar.

Compartir