Victorica: emprendimiento asociativo de ocho mujeres

ARTESANAS ABRIERON SU LOCAL

Las tejedoras expondrán y comercializarán productos artesanales y textiles realizados con lana de oveja, llama y cabra. Usan yuyos de la zona para darle color a las prendas. Además, darán talleres de tejido.
Un emprendimiento asociativo de ocho mujeres tejedoras logró abrir su local de venta al público llamado “Hecho en Victorica”. En ese lugar, las emprendedoras expondrán y comercializarán productos artesanales y textiles realizados a mano por ellas con lana de oveja, llama y cabra. Además, darán talleres de tejido en telar y a dos agujas.
Esta casa de artesanías (ubicada en calle 16 al 768) quedó oficialmente inaugurada el jueves con la presencia de sus administradoras María Peraca, Graciela Miranda, Claudia Díaz, Irma Ñianco, Gisel Cabral, Ayelén Cabral, Belén Miranda y Claudia García. Estuvieron acompañadas por el intendente local, Hugo Kenny, y la directora de Cultura municipal, Graciela Cazenave, familiares y amigos.
“Cumplimos un sueño después de muchos años de anhelar este momento. El local que alquilamos estaba destruido y nosotras lo revocamos, pintamos para dejarlo como nos habíamos imaginado. Durante un mes y medio trabajamos muy duro, terminamos agotadas, pero felices”, contó María Peraca.
La municipalidad les regaló el cartel que identifica al local y pintura para el frente del inmueble. Un transportista les donó 30 litros más de pintura y el ministro de Desarrollo Territorial, Martín Borthiry, les envió un aporte económico.
Las mujeres conocieron al funcionario provincial el 26 de marzo pasado cuando se acercaron al municipio en busca de ayuda. “Quedó encantado con nuestro trabajo, nos dio consejos y al mes siguiente nos envió un subsidio”, recordó Peraca.
La vecina y sus compañeras trabajan, además, como empleadas domesticas en casas de familia y una estudia profesorado de Letras en la Universidad Nacional de La Pampa.

“Una pasión”.
Trabajar con la lana “es una pasión” para el grupo de artesanas. Obtienen la materia prima en barracas y a través de la Dirección Provincial de Producción Alternativa. Hasta el año pasado, recibían mucha ayuda de la delegación en La Pampa de Agricultura Familiar. Peraca había sido invitada por ese organismo nacional a un taller de alpargatas en Santa Isabel.
“Me encantó y hoy tengo mi pequeño emprendimiento de alpargatas hechas con simil carpincho y de telas de jeans reciclado. Con la lana hacemos numerosas prendas como chalecos y camperas. Cocinamos yuyos de la zona como carqueja, jarilla, molle, eucalipto, cáscara de nuez, granada, olivillo, para darle color a las prendas. También ofrecemos vasos de vidrio reciclados en botellas, percheros de madera con astas de ciervos que nos trae la gente de campo, boinas, ponchos, entre otras cosas”, enumeró Peraca, quien tiene 45 años y hace 25 años que se dedica a esas actividades.
“Cuando murió mi mamá me deprimí y empecé a tejer. Es una terapia. A las mujeres que vienen y me cuentan que tienen stress les digo que agarren las agujas. En el local tenemos un taller de tejido al crochet, a dos agujas y enseñamos a hilar la lana”, señaló.
Las mujeres se propusieron formar una cooperativa de trabajo. El ministro Borthiry les hizo esa propuesta y el subsecretario de Cooperativas Claudio Gordillo, las estuvo asesorando. “Quedamos encantadas, en los próximos días nos estaremos comunicando para iniciar todos los trámites”, finalizó Peraca. Forman parte de un grupo de Cambio Rural del INTA y están asesoradas por una técnica.

Compartir