“Vieron con preocupación y asombro el paisaje diferente”

ESCUELA HOGAR ANZOATEGUI: PRESENTAN TRABAJO SOBRE INCENDIOS

Los devastadores incendios que sufrió gran parte del territorio pampeano en enero calaron hondo en los habitantes que tuvieron contacto directo con esta catástrofe ambiental. La temática impactó en la comunidad educativa de la Escuela Hogar 186 “Fortunato Anzoátegui” que reaccionó mediante un proyecto institucional que presentaron en la Feria de Ciencias, y que aporta una visión diferente de Esa problemática.
La directora Graciela Keil reveló a este diario que cuando los alumnos regresaron a la escuela tras las vacaciones se preocuparon y asombraron de ver todo “negro y quemado”, su reacción fue una investigación. Es que el edificio fue literalmente rodeado por el fuego y se salvó porque brigadistas, que usaron la escuela como centro operativo, la defendieron hasta enfriando el zeppelín de gas para que no explotara.
“La Escuela Hogar 186 ‘Fortunato Anzoátegui’ es un establecimiento en zona rural, aislado de centros urbanos, y solitario a la vera de la ruta nacional 22 en el departamento Caleu-Caleu, a 20 kilómetros de La Adela. La población que asiste a esta escuela pertenece a lugares periféricos que en algunos casos es la única posibilidad como oferta educativa que puede aportar o brindar las oportunidades educativas y de necesidades básicas”, explicó Keil.

El impacto del fuego.
La docente le contó a LA ARENA que los chicos “al retornar a clase, después de las vacaciones de verano, los niños vieron con asombro y preocupación el paisaje totalmente diferente debido a los incendios forestales. Muchos de ellos sabían de lo ocurrido ya que viven en la zona, pero demostraron curiosidad por conocer todos los detalles de lo aquí acontecido”.
“Los niños necesitaban ir al patio y salir afuera del edificio casi imperiosamente para constatar qué cosas estaban quemadas y observar las consecuencias del incendio en los alrededores de la escuela. También preguntaban con insistencia si los árboles volverían a vivir o quedaría todo así: negro y quemado”, añadió.

Nace el proyecto.
La directiva relató que esta vivencia fue advertida por la docente de tercer grado Mónica Sainz, quien con sus alumnos iniciaron una investigación. Los jovencitos acudieron a información aportada por actores de los incendios, realizaron observaciones de zonas quemadas, sumaron datos de cómo se afectó el circuito productivo, y hasta recabaron información de cómo se inició el fuego y qué daños ocasionó en flora y fauna.
Otro aporte a la investigación fue de la Asociación Rural del Sur Pampeano, padrinos de esa entidad educativa, que brindó material ilustrativo que sumados a los extraídos de Internet y biblioteca de la escuela añadieron volumen al trabajo. Asimismo, analizaron dentro del espacio cómo una situación límite desarrolla actitudes de solidaridad, convivencia social, cooperación y comprensión hacia los demás y valorando los espacios y actores sociales.

Presentación social.
Este trabajo de investigación, que lleva el nombre de “¿Qué pasó en este lugar?”, fue presentado y defendido en la Feria de Ciencias Zonal realizada en Utracán y pasó a la instancia provincial que se desarrollará en septiembre en Santa Rosa. Pero la semana pasada, durante el Tercer Remate Anual de Cabañas Pampeanas en La Adela hicieron su presentación en sociedad.
La temática que convocó a los productores de la zona, fue el incendio ocasionado durante el verano pasado, sus consecuencias, pasos a seguir, asesoramiento y apoyo financiero desde la Provincia y Nación. En el evento que organizó la Sociedad Rural del Sur Pampeano, el grupo de investigadores escolares expusieron su trabajo compartiendo una jornada de charlas con personal del INTA y Defensa Civil, autoridades provinciales de Seguridad y Producción.
En dicha actividad los chicos investigadores fueron atentamente escuchados y reconocidos porque aportaron una especial visión de la problemática. “Fue una gran oportunidad que la Asociación Rural brindó a nuestros alumnos, más considerando el estímulo a su labor”, concluyó Keil.