Vigilarán un asilo por los incidentes con jubilados

VICTORICA

La Municipalidad de Victorica contrató seguridad privada para proteger a los trabajadores del Hogar de Ancianos, propiedad del municipio, de eventuales agresiones por parte de las personas allí alojadas. Además, introdujo una serie de cambios en el funcionamiento diario del lugar para evitar el contacto directo entre los adultos mayores con un sector del personal.
La comuna puso en marcha estas medidas luego que una trabajadora de la residencia con más de 30 años de antigüedad radicara una denuncia penal contra un abuelo por haberla agredido física y verbalmente adentro del inmueble.
Las nuevas disposiciones fueron comunicadas por el viceintendente Luciano Maceda, a cargo de la intendencia, a dirigentes de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de Santa Rosa, que el martes llegaron al municipio para interiorizarse de la situación ya que la empleada agredida es afiliada al mencionado gremio y pidió su intervención. A los gremialistas “les explicamos que ahora tenemos una situación judicializada y debemos esperar que la Justicia se expida”, contó Maceda a LA ARENA.
“Desde el municipio hemos implementado algunas medidas de seguridad como restringir el acceso a la cocina de los internos, la puerta de ese espacio se va a abrir desde adentro y la comida se va a servir a través de una ventanita similar a la que hay en los restaurantes. Todo venía funcionando de una manera domestica, muy de familia, si los abuelos querían calentar la pava de agua para el mate podían hacerlo, pero después de lo sucedido las cosas empezaron a cambiar”, indicó el funcionario.
Confirmó la contratación de custodios privados, que estarán presentes “en las horas con más actividad en el comedor (almuerzo, merienda y cena) hasta que los abuelos se acuesten y se duerman. Van a estar controlando y mirando para dar tranquilidad al personal, que se sienta respaldado, y si llegaran a detectar alguna situación violenta intentarán calmar los ánimos y convocarán a la policía, esa es la función que van a tener”.
También se analiza la posibilidad de que todos los empleados ingresen al hogar por una entrada diferenciada y en particular que la lavandera y la cocinera no tengan contacto individual con los internos. No se descarta la colocación cámaras de seguridad para monitorear dormitorios y pasillos.

Sigue en el hogar.
Maceda señaló que el interno denunciado por agresión sigue alojado en el hogar. “Se le ha llamado la atención, pero es una persona que está abandonada por su familia y si la Justicia no determina que es la familia la que se tiene que hacer cargo de él necesita el apoyo del Estado municipal”, indicó.
Sobre si la empleada maltratada aceptó las nuevas medidas preventivas, Maceda dijo que la mujer “todavía está con tratamiento psicológico, se siente insegura, le dimos diez días más de descanso y esperamos un informe de la profesional sobre su evolución emocional.
Mientras tanto, el hogar tiene que seguir funcionando y las medidas de seguridad son para todo el personal, que a excepción de esta empleada está trabajando normalmente”. Los gremialistas volverán dentro de dos semanas. “Todo esto es nuevo para nosotros”, repitió Maceda.

“Necesitamos capacitación”
Maceda reveló que un especialista en seguridad e higiene se acerca periódicamente al Hogar de Ancianos para evaluar el trabajo de los empleados y, además, les enseña cómo cuidar a los adultos mayores. “Necesitamos otro tipo de capacitación, estuvimos hablando con parte del grupo de médicos comunitarios locales para que intervengan”, adelantó. “Tenemos distintas patologías, internos con alzheimer, con problemas de alcoholismo, cada uno es un caso especial que debemos tratar y necesitamos personal capacitado. Los trabajadores tienen voluntad de capacitarse”, finalizó.

Compartir