Winifreda: Durango disertó sobre trata

"UN ATROPELLO A LOS DERECHOS HUMANOS"

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la No Violencia hacia las Mujeres, la vicegobernadora Norma Durango brindó ayer una charla sobre trata de personas con fines de explotación sexual a los alumnos del colegio secundario “Cristo Redentor” de Winifreda.
Visibilizó esta problemática al lado de un cartel con la leyenda “los hombres de verdad no compran mujeres”, proclama que este año fue colocada en canchas de fútbol de las ligas Cultural y Pampeana. La presidenta de la Cámara de Diputados llegó a esta localidad invitada por la concejala y titular de la Asociación Civil “Mujeres en Movimiento”, Celia Assel. Según ella, en la provincia “no hay muchas funcionarias políticas que se preocupen y ocupen por la defensa de los derechos de las mujeres” y Durango “asumió ese compromiso”.
La visitante afirmó que la trata de personas constituye “uno de los más graves atropellos a los derechos humanos” y es un delito que somete en el mundo a millones de personas en condiciones de esclavitud. Las víctimas casi siempre pertenecen a los sectores más vulnerables de la sociedad.

Militancia.
Les pidió a los estudiantes hacer militancia durante los recreos, con sus amigos y padres contra la prostitución para no naturalizarla. “Los vínculos y las relaciones afectivas entre hombres y mujeres tienen que construirse de otras maneras. Cuando alguien asiste a un prostíbulo, esa prostituta puede ser víctima de la trata”, alertó.
“Estoy convencida que si tuviéramos la posibilidad de empoderar económicamente a una mujer dejaría de ser prostituta, algunas lo son porque tienen la necesidad de mantener económicamente a sus hijos”, agregó. Mencionó que La Pampa “es un lugar de destino” para los tratantes. “Antes las redes de prostitución pasaban por la provincia, ahora según datos estadísticos de Nación, se establecen en lugares limítrofes o donde se encuentra la industria petrolera. Allí la mayoría de los habitantes que vienen a radicarse temporariamente son hombres y se suelen instalar los prostíbulos. En eso está trabajando la Justicia Federal”, apuntó.

Conciencia.
“Estamos generando conciencia. La Justicia se está preparando para juzgar con perspectiva de género después de haber tenido tan dolorosas experiencias en la provincia. Es un avance significativo pero aún estamos preocupados porque hemos tenido en ocho meses 700 denuncias por violencia de género sólo en Santa Rosa y General Pico. Esto demuestra que tenemos una sociedad muy violenta, machista y patriarcal”, señaló.
Empleados de estaciones de servicio, taxistas, camioneros, estilistas y peluqueras este año fueron capacitados para detectar posibles situaciones de trata. “Para mi sorpresa algunos de los participantes me confesaron que habían transportado prostitutas porque creían que era algo naturalizado, que las mujeres lo hacen porque les gusta”, finalizó. Vale recordar que el Concejo Deliberante local prohibió hace años la instalación comercial de cabarés o clubes nocturnos.