Alternativa de la derecha todavía más a la derecha

Señor Director:
Tal como se van configurando las candidaturas para la presidencial del año próximo, en Francia, parece que la alternativa viable consiste en correrse un poco más hacia la derecha.
El riesgo para las tradiciones centro-izquierdistas de Francia estaba representado por el partido que conduce Marina Le Pen, entusiasmada por el rumbo de la política norteamericana con Donald Trump. Sin embargo, la interna del partido Republicano, de derecha más tradicional, produjo una novedad al realizarse la primera vuelta de la interna para elegir candidato presidencial. Competían el ex presidente Nicolás Sarkozy, Alain Juppé y François Fillon, ex primer ministro con Sarkozy.
Fillon salió vencedor con el 44,1 por ciento de los votos, segundo Juppé (28,6%) y último Sarkozy, lejos. La segunda vuelta da una chance a Juppé, pero la diferencia a descontar parece mucha. Estos republicanos son personajes de la derecha más tradicional. Se estima que, de ser presidente, Fillon despedirá a medio millón de funcionarios, reducirá drásticamente el gasto público, aumentará las horas semanales de trabajo (a 35), elevará la edad jubilatoria (de los 62 años actuales a 65) y expulsará a los de doble nacionalidad sospechados de tener vínculos con el terrorismo. Descartado ya Sarkozy, Juppé luce un poco más moderado. Fillon es un católico ultra liberal, de una derecha moralista y contraria al socialismo francés (actualmente en el gobierno con Hollande).
Según el análisis del periodista Eduardo Febbro, el socialismo había concentrado sus fuegos contra Sarkozy. El ascenso de Fillon lo sorprende, aunque puede darle una oportunidad, porque el voto de la derecha y la derecha extrema podría repartirse entre Marina Le Pen y Fillon (o Juppé). El partido socialdemócrata debería remontar su mala relación con la izquierda (que lo apoyó en la elección anterior), pero queda por ver si no se cambia esta situación ante las alternativas ultraconservadoras y las equivalentes de extrema derecha (Le Pen) que agrega matices fascistoides. El problema consiste en que, como en USA, parte considerable de la masa laboral se ha derechizado.

¿Modelo?
La periodista argentina Elena Llorente, radicada en Roma y escribe en Página/12, conversa con Francisco Pittau, experto en estadísticas, sobre el tema de los migrantes. Pittau estaría a favor de reconocer la conveniencia de dejarlos ingresar. Lo dice porque tiene en cuenta que Italia ha sido punto de partida de grandes migraciones y ahora hay 30 millones de italianos (por derecho de sangre) repartidos por el mundo. Destaca la actitud de la Argentina al comenzar el siglo 20 y estima que hacia l908 los italianos en la Argentina eran el 36 por ciento de la población, mientras que la población nativa era del 32 por ciento. Entre otros datos dijo que la Argentina ha tenido diez presidentes de origen italiano. De esto infiere que hay conveniencia en admitir el ingreso de inmigrantes, pues son un beneficio a futuro. Pittau cree que Italia debe recibir más migrantes. También señala que Europa no es inocentes de los actuales movimientos poblacionales desde Medio Oriente y África.

Aborto.
El papa Francisco dio otro paso adelante al autorizar a todos los sacerdotes a absolver de pecado a mujeres que han abortado. Hasta ahora esto era atribución de obispos y de confesores con status especiales.
Sin embargo, el aborto sigue siendo pecado para esta iglesia.

Colombia.
Los guerrilleros y ex guerrilleros avisan en Colombia que “nos están matando”.
Y es el caso que ya son setenta los dirigentes sociales y de los derechos humanos que han sido asesinados este año. Al parecer, la resistencia al acuerdo de paz ha tomado este peligroso sendero para obstaculizar la gestión del presidente y de las FARC, que se proponen imponer el nuevo acuerdo en el congreso nacional.
Atentamente:
Jotavé

Compartir