Anuncios inquietantes del estado de nuestro mundo

Señor Director:
Comienzo por decir que el título no tiene intención de alarmar, pero sí de transmitir un par de avisos que al menos a mí me han inquietado.
El primero viene de un escritor, el chaqueño Mempo Giardinelli; el segundo, del esloveno Slavoj Zizek. Ambos publicaron sus reflexiones el pasado lunes en el diario Página/12. Mempo ha sido citado por mí con cierta frecuencia. Si bien me atrajo como cuentista y novelista, más tarde comencé a prestar atención a lo que venía advirtiendo acerca del Impenetrable, el bosque de la región, que ha estado sufriendo distintos embates desde el siglo pasado. Si bien el gobierno nacional anterior creó allí un parque nacional, gran parte del daño ya estaba hecho en Chaco, Formosa y parte de Salta. La presión de los sojeros actualizó e incrementó el riesgo para esas vastas extensiones de bosque y para las poblaciones aborígenes. Mempo parece ser un viajero constante, no sólo por esa región y por casi todo el norte del país y en cada lugar parece conversar con lugareños y expertos.
Lo que dice Mempo es que las cada vez más “furiosas” lluvias y tormentas tropicales hacen ahora estragos en toda la llamada históricamente “pampa húmeda”, que es la gallina de los huevo de oro y también “se está muriendo”. Esos suelos están principalmente en manos de corporaciones y terratenientes argentinos “soberbios e ignorantes que hablan del “campo” y de la Argentina como si fuera igual para todos”. Menciona a Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, donde las napas freáticas que estaban en promedio a diez metros de profundidad, ahora se hallan a uno o dos metros y siguen subiendo. Este fenómeno es efecto de imprevisiones o trabajos de mantenimiento, tales como “ganarle terreno a los ríos” y la deforestación. Sin árboles ni plantas el suelo se desertiza o, por efecto palangana, el agua se junta y produce inundaciones. Sufren inundaciones y daños sin remedio lugares tales como Rafaela, la Carlota y Pergamino, así como pueblos y ciudades de Santiago del Estero, Chaco y Entre Ríos. “El 90% del país más productivo está hoy en emergencia y sin perspectivas de cambio”. Para Mempo la causa es variada, añosa y compleja”, pero en las últimas dos décadas se ha producido el más grande daño ambiental por el cultivo irracional de la soja. Cree que la Argentina “está en emergencia gravísima en materia de tierras, de aguas, del llamado campo y de la supervivencia como nación”. Estima que la solución solo será posible con una política agropecuaria estratégica y con sentido nacional, planificación seria y acuerdos patrióticos que razonadamente organicen la producción, el consumo y las exportaciones”.
En cuanto a Slavoj Zizek, el rasgo básico de su extensa nota es que quiere prevenir sobre el peligro “de naturalizar los dramas medioambientales a través de mecanismos psicológicos y culturales que eluden el desafío más urgente que enfrenta la humanidad”. Comienza por referirse al smog de 2016 en grandes ciudades chinas que obligó a la gente con medios a huir hacia lugares donde se podía ver el cielo azul. Los que permanecieron en las ciudades debieron apelar a máscaras de gas. Destaca que ahora tenemos refugiados por guerras, sequías, tsunamis, terremotos y crisis económicas, pero empiezan a existir los que huyen del smog de las ciudades. Cree que estamos siendo confrontados por algo completamente fuera de nuestra experiencia colectiva. Que ese “algo” es la explosión de enormes alteraciones biológicas y físicas en el mundo que nos ha estado sosteniendo. Lo seguro es que asistimos a un profundo cambio social y psicológico: lo imposible se está haciendo posible. Lo singular es que eso que está ahí, ante nuestros ojos, “no creemos que efectivamente ocurrirá y, por lo tanto, lo descartamos como imposible”. “Sabemos que la catástrofe (ecológica) es posible, probable incluso, pero no creemos que realmente suceda”.
Atentamente:
Jotavé