Apoyar a los emprendedores

La Primera Feria de Emprendedores Pampeanos realizada el fin de semana último dejó un saldo alentador. Varias fueron las razones que se sumaron para ese desarrollo exitoso; en principio la gran convocatoria de personas interesadas en mostrar el fruto de su trabajo. Los organismos oficiales organizadores del encuentro tuvieron que disponer de una gran cantidad de carpas para poder alojar a todos los asistentes y sus productos. También sorprendió gratamente la notable diversidad de actividades que se observaron y que abarcaban rubros tan disímiles como la gastronomía, la indumentaria, la madera, el cuero, el metal y el vidrio entre otros. Resultó muy grato observar la cantidad de productos que pueden ser elaborados por manos pampeanas y la calidad alcanzada por sus esfuerzos.
Uno de los aspectos más sobresalientes de la feria es que se pudo observar el germen de lo que, seguramente, serán varias pequeñas empresas en un futuro no muy lejano si la voluntad de los emprendedores es respaldada por la presencia activa del Estado. Estos emprendimientos suelen ser excelentes escuelas de formación económica y logística para quienes desean proyectarse hacia una escala mayor, para quienes estén dispuestos a pasar de la etapa artesanal a la industrial.
Es muy probable que ese paso esté en los cálculos de muchos de quienes expusieron sus trabajos en la feria, y ahí está el punto clave de este proceso. Porque si La Pampa se propone evolucionar de su actual estancamiento productivo, que descansa básicamente en la producción primaria, para avanzar a un estadio de incipiente industrialización, deberá respaldar a quienes tienen voluntad y condiciones para hacerlo. Las pequeñas empresas industriales son la base del desarrollo de las economías que quieren superar las etapas pastoriles y multiplicar las fuentes de trabajo para su población. Todos sabemos que el Estado ya agotó sus posibilidades de generar empleo y hoy es un enorme paquidermo sobresaturado de burocracia.
La enorme cantidad de público que concurrió a la muestra durante los dos días que estuvo habilitada habla del gran interés que despierta en los pampeanos esta iniciativa y del apoyo que está dispuesto a brindar a sus comprovincianos que se han lanzado a estas alternativas de producción. Los volúmenes de venta que se lograron confirman este auspicioso respaldo.
La programación de otras muestras similares en los mayores centros poblados de la provincia será de gran apoyo a los emprendedores, necesitados como están de mostrar sus productos y lograr mercados. No se puede desconocer que muchos de ellos están radicados en pequeñas localidades del interior pampeano y que no les resulta sencillo encontrar canales de comercialización eficientes para su producción.
De ahí que el Estado tiene un rol fundamental que cumplir. Apoyar a estos pequeños productores de manufacturas artesanales en estos estadios iniciales habilitando nuevas vías comerciales, aportando respaldo crediticio y capacitándolos con vistas a mejorar sus perspectivas de crecimiento permitirá cosechar buenos frutos en un futuro no muy lejano.

Compartir