Autos y autos.

COSAS QUE PASAN

El vehículo más vendido en mayo último fue la camioneta Toyota Hilux en tanto la Volkswagen Amarok ocupó el cuarto lugar. El cambio respecto del año pasado no pudo ser mayor: en mayo de 2015 el vehículo más vendido fue el Volkswagen Gol, uno de los modelos más económicos del mercado. Hasta el año pasado los automóviles que encabezaban las listas de ventas eran los de gama baja y media-baja con los cuales los sectores asalariados ingresaban por primera vez al mercado de los 0 kilómetro. En cambio, ahora pasaron a liderar las ventas los de gama alta y media-alta, especialmente las camionetas tan requeridas por el sector rural. Otra muestra de cómo se inclinó la balanza y quiénes van ganando y perdiendo con el “cambio” que trajo el macrismo al país.

Tercer semestre.
Gabriela Michetti alertó que la recuperación económica no se verá en el segundo semestre de 2016 sino en 2017. Así la vicepresidenta dio por tierra con los vaticinios de todos los funcionarios macristas que vienen prometiendo el derrame de felicidad para la segunda parte del año en curso y le dio la razón a la oposición que ironiza hablando del “tercer semestre”. ¿Habrá sido la brutal caída del 9,2% en mayo de las ventas minoristas lo que convenció a GM a correr el arco? También dijo que el macrismo busca un modelo como el de Chile, Perú, Colombia o Brasil porque “crecieron en los últimos años”. Nada dijo de que esos países son mucho más desiguales que Argentina y que en ellos el “crecimiento” solo beneficia a una minoría pudiente. Los miles de jóvenes chilenos que vienen a estudiar aquí es solo una muestra. Pero se entiende, ése no es un tema que desvele a los PRO boys.

Enojados.
“A mi me enoja cuando en verano ponen el aire acondicionado y hace tanto frío que abren las ventanas”, dijo Mario Quintana, vicejefe de Gabinete. “En las provincias del sur la gente anda de remera en la casa por la calefacción”, había dicho antes Rogelio Frigerio, ministro del Interior. Pero a nadie se le ocurrió una campaña de concientización sino un descomunal tarifazo en el gas natural que llegó a extremos del 2.000%. Como cualquiera podía prever (menos los funcionarios macristas) se vinieron en malón las protestas en todo el país. Entonces el gobierno, chapeando sensibilidad, decidió que “solo” aumentará el 400%. Seguramente se logrará el objetivo buscado por los dos enojados funcionarios: ya nadie abrirá ventanas y todos andaremos con pullóver y campera hasta en el baño. Algo así como “la letra con sangre entra”; o el “método cambiemos” al palo. (RAM).

Compartir