Avances para bien y para mal

EL EXTREMISMO Y EL CAMPO DIGITAL

Las nuevas tecnologías aceleran el progreso de la humanidad, pero al mismo tiempo ofrecen herramientas a las organizaciones extremistas para difundir sus ideologías de odio por todo el planeta, advierte la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Seis de cada siete personas tienen un teléfono móvil, y más de 3.000 millones de los 7.100 millones de habitantes del planeta cuentan con acceso a Internet. Las tecnologías avanzadas están acelerando el progreso, pero también generan amenazas, advirtió el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.
“Los grupos extremistas están utilizando las redes sociales para difundir sus ideologías de odio”, dijo a un foro digital celebrado en Corea del Sur el 20 de este mes.
Y a pesar de la profunda brecha digital existente, las tecnologías de la información y la comunicación le están dando forma rápidamente a la futura agenda de desarrollo sostenible de la ONU, añadió.
“Nuestra agencia alimentaria utiliza teléfonos móviles para ayudar a los agricultores a fijar los precios. Nuestras operaciones de socorro comunican la información de emergencia a través de las redes en Internet. Y nuestros mensajes van directamente al público mundial en Twitter y Facebook”, indicó.
Pero el uso de estas redes sociales también tiene un aspecto negativo. Las redes radicales del mundo ahora son más hábiles en la difusión de sus mensajes políticos cargados de odio y extremismo religioso a través de las tecnologías modernas de comunicación, y también en mantenerse un paso por delante de los gobiernos que las persiguen.
La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Samantha Power, dijo al Consejo de Seguridad en abril que grupos como Estado Islámico (EI), Al Qaeda, Boko Haram y Al Shabaab emplean las últimas herramientas de la tecnología moderna para impulsar su causa.
El EI “muestra una mayor sofisticación en el reclutamiento de los jóvenes, sobre todo en espacios virtuales”, aseguró Power. El grupo emite alrededor de 90.000 tweets por día en Twitter, y sus miembros y simpatizantes suelen repetir los hashtags o etiquetas más populares para difundir mejor sus mensajes.
(IPS)