Avanza la “revolución sexual”

DERECHOS DE LAS MINORIAS

La llamada “revolución sexual” que tuviera comienzo en Occidente después de terminada la Segunda Guerra Mundial (más exactamente en los años cincuenta del siglo pasado) ha seguido proyectándose en el mundo alcanzando intensidad y proyecciones insospechadas. Conceptos y temas que eran tabú casi a fines del siglo XX son hoy temas cotidianos y las minorías sexuales han consolidado sus derechos en casi todo el planeta. Prohibiciones vigentes durante miles de años, apoyadas principalmente en la religión y las costumbres cayeron estrepitosamente frente al reclamo por igualdad de derechos, algunos apoyos de la ciencia y las marchas orgullosas de quienes reivindicaban su condición diferente en lo sexual. El tema puede ser discutible pero la realidad es esa.
Pero los cambios en la materia continúan. Nepal emitió hace pocos días el primer pasaporte que reconoce el tercer género, algo que tiene vigencias en pocos países, caso de Australia o Nueva Zelanda. La noticia, además de ser novedosa en sí misma, es llamativa por provenir de un país asiático, pequeño, religioso y donde se presumía que los avances en el tema no eran muy rápidos.
Australia o Nueva Zelanda utilizan una “X” para indicar los casos en que el portador del documento no es masculino ni femenino. Los nepalíes van un pasito más allá y, según informó la oficina de emisión de pasaportes de aquel país, en el documento se indica con una “O” -de other (otro en idioma inglés)- el sexo del ciudadano queno entra en aquellas categorías. Las autoridades consideran que, con esa aceptación, “envían un mensaje de apoyo a las minorías (sexuales) en todos los lugares del mundo”.