Caso Nisman: “todas las pruebas indican suicidio”

EL REVELADOR LIBRO DE PABLO DUGGAN

El periodista reveló que “el caso no es complicado”, que la pericia de Gendarmería “es una mentira” y que el PRO usó políticamente la muerte contra Cristina.

El periodista y abogado Pablo Duggan publicó su nuevo libro “¿Quién mató a Nisman?” luego de dos años de investigar y leer todo el expediente. Lo que sigue son fragmentos de una entrevista concedida a El Destape.

No es complicado.
“Cuando empecé la investigación pensaba que iba a ser complicado para darme cuenta si realmente había sido un asesinato o si había sido un suicidio pero me sorprendió muchísimo al leer las pericias lo clarito que sale la verdad. El caso no es complicado, es infinitamente más fácil que cualquier caso policial en el que me he metido. Todas las pruebas indican suicidio. La autopsia indica suicidio, la junta médica dice que fue un suicidio, la pericia criminalística dice que fue un suicidio, se hizo una junta que avala eso y las demás pruebas, ninguna arrojó que podía ser un asesinato.
“Solo una prueba en todo el expediente kilométrico dice que fue un asesinato, que es una pericia de Gendarmería pero al mismo tiempo la leés y te das cuenta que es una mentira o que la autopsia fue hecha por gente que no sabe o por gente que quiso demostrar una falsedad. El tiempo pasó y si uno hace un análisis más profundo, la autopsia es un mamarracho ridículo que fue hecha por gente que no es médica ni criminalística.

Desequilibrado.
“Nada de lo que uno diga como motivo para un suicidio te va sonar lógico porque el suicidio en sí mismo es un desequilibrio. Nisman estaba desequilibrado y hay un motivo. Desde el día que presenta la denuncia el 14 de enero hasta el 18 de enero del 2015, todo lo que pasó fueron malas noticias para Nisman, desde Comodoro Py lo destrozaron, la organizaciones judías no lo acompañaron, Ronald Noble lo desmintió, Stiuso su gran apoyo y compañero hasta su jefe, no le atiende el teléfono. Lo dejaron solo.
“Y lo dejaron solo por cometer un error gravísimo de análisis político. Pensó que la denuncia contra Cristina no iba a generar lo que provocó porque la intención de él no era perjudicarla ni mandarla presa sino fortalecer su posición ante la fiscalía para que no lo echaran. Además estaba obedeciendo órdenes de la derecha de Estados Unidos e Israel para que obligue a la entonces presidenta a presentar la denuncia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
“De todo esto que digo hay pruebas y en el libro está explicado detalladamente. Por supuesto que el daño a Cristina se lo hizo y se armó un lío tremendo y se puso en una situación de extrema vulnerabilidad. ¿Cuál era la debilidad de Nisman? Tenía 600 mil dólares en una cuenta en Merrill Lynch que era de la mala vida porque era un corrupto. Tenía una causa de acoso sexual muy grave que temía que se destapara y la destapo yo en el libro. Tenía una vida descontrolada, salía con prostitutas vip y gastaba fortuna. En una posición de debilidad todo eso iba a salir a la luz y yo no dudo de que él pensara que iba a terminar preso. Había caído en desgracia, se había metido en un problema muy grave y pensaba que no salía. Yo no dudo de que él pensara que iba a terminar preso.

Uso político.
“No tengo ninguna duda de que la causa Nisman ha sido utilizada políticamente mientras era presidenta Cristina para tener un efecto en la elección del 2015. Después de eso hubo una maniobra política para sacarle la causa a la doctora Fein y Palmaghini y pasarla al fuero federal donde sabían cómo iban a trabajar: primero pedirle a Gendarmería que intervenga para que hagan una pericia recontra maneada, por supuesto y de ahí para adelante iniciar una investigación que no tiene ningún futuro para describir a los presuntos asesinos. Quieren demostrar todo el tiempo que fue asesinado sin ninguna prueba, sin solidez, inventan ridiculeces y me hace gracia.
“Cada vez que hablás o decís Nisman, inmediatamente dicen que Cristina lo mandó a matar. Es la hipótesis que sostiene el gobierno falsamente, el presidente Mauricio Macri y Patricia Bullrich ha hecho declaraciones irresponsables diciendo que lo mataron, necesitan probarlo, es como una carta de credibilidad del gobierno para decir que en esto no mentimos.

Contra Cristina.
“Para mí no hay ninguna duda de la utilización política que hace el PRO de la denuncia de Nisman en esos cuatro días y eso le complicó realmente la vida hasta creo que fue un empujón muy fuerte al suicidio. El fiscal no estaba preparado para presentar la denuncia en el Congreso, sabía que estaba floja de papeles y no tenía ningún sentido. La utilización que hace Laura Alonso y Patricia Bulrrich del caso, llevarlo al Congreso a un fiscal, era algo ridículo y se enfrentaba a que su denuncia estaba floja.
“Se dio cuenta que se le venía la noche. Una vez muerto Nisman, es clarísimo cómo el PRO utiliza su muerte porque si vos decís que fueron los iraníes, no iban a simular un suicidio si decís que pusieron una bomba pero si decís que fue un asesinato pero lo disfrazaron en suicidio, ¿quién sería la interesada? Cristina. Todo lo que sirviera para pegarle a la entonces presidenta fue maná que le cayó del cielo a Macri y al PRO. Sabían que hablar de la muerte de Nisman golpeaba a Cristina y el antikirchnerismo compró la teoría, no les importó las pruebas ni lo que decía el expediente.

No les importa.
“Si el expediente es tan claro y las pruebas también ¿por qué se sigue alimentando la teoría de que a Nisman lo mataron?
“Por una simple razón, el juez Ercolini es cercano al kirchnerismo y es el primero que sobresee a Cristina Kirchner y a Néstor Kirchner de enriquecimiento ilícito. Eso generó una enemistad bastante fuerte con este Gobierno y es a quien tenían pensado echar. Pero Ercolini hizo lo que hacen todos los jueces federales que es ponerse la camiseta del gobierno de turno y qué mayor regalo para Macri que apoyar la teoría de que a Nisman lo mataron y así fomentar esta mentira del asesinato.
“Si hoy el Gobierno llega a decir que Nisman se suicidó, eso significa un cataclismo político ya que desde el presidente hasta la ministra de Seguridad compraron que a Nisman lo habían matado. Es una catástrofe política y Ercolini y Taiano están evitando que esto ocurra. Los que conocemos la causa no nos confundimos pero a ellos no les importa la verdad”. (Extractado de El Destape).