Castigo al “plus”

Una buena noticia se recibió esta semana desde General Pico. El PAMI intervino en defensa de sus afiliados y procedió a cobrar multa a los médicos que aplicaron el “plus” y fueron denunciados. Ahora resta aguardar qué sucederá en el ámbito de la Justicia en donde también se está investigando estos procedimientos ilegales.
Según se informó, en el PAMI no hizo falta ni siquiera un sumario, bastó apenas con un simple trámite administrativo. Tan endeble fue el descargo que presentaron los médicos que se resolvió aplicarles las multas que establecen las normas. Resulta evidente que fue justa la sanción impuesta pues, de lo contrario, los profesionales hubiera apelado tal castigo.
El asesor del Pami fue clarísimo cuando enunció que las normas prohiben en forma terminante el cobro de dinero a los afiliados-pacientes por afuera de lo que perciben por el convenio. La normativa tiene varios años de antigüedad y se encuentra en plena vigencia.
Sin embargo es preocupante lo que admitió el asesor legal. Las quejas por el cobro compulsivo -y sin entrega de comprobantes- del “plus” continúan, lo cual habla a las claras de que esta práctica continúa. El problema radica en que las quejas no se materializan en denuncias -como sí ocurriera en el año 2004- y entonces no pueden iniciarse las investigaciones. Esto permite que continúe prevaleciendo una situación de injusticia que recarga sobre los jubilados un indignante castigo económico.
El problema presenta dos aristas. Por un lado, el miedo de los pacientes a denunciar a sus médicos, y por otro, la limitación que se autoimpone el PAMI. Para defender los intereses de sus afiliados, el organismo debería encontrar otras formas eficaces y expeditivas de proceder a fin de detectar estas maniobras que afectan los magros bolsillos de los jubilados.