“Caza de brujas” contra ONG’s

GOBIERNO DE ISRAEL ENDURECE LEYES

Ministros israelíes adoptaron un controvertido texto que prevé endurecer la legislación sobre ONG’s que reciben financiación del extranjero, una iniciativa denunciada por la izquierda como una caza de brujas.
El texto prevé obligar a las ONG’s israelíes que reciban al menos el 50% de sus fondos del extranjero a mencionar la identidad de sus donantes en sus respectivas declaraciones financieras, así como sus direcciones, a los organismos públicos israelíes. Además, impondría a los miembros de las ONG’s el uso de insignias identificativas especiales cuando se presenten ante los comités parlamentarios, como ya sucede con los miembros de los lobbies.
“Es un avance preocupante en los esfuerzos de la derecha por deslegitimar a estas organizaciones y reducirlas al silencio”, afirmaba en su editorial el diario de centro-izquierda Haaretz.
El proyecto, una iniciativa de la ministra de Justicia Ayelet Shaked, joven promesa de la derecha nacionalista religiosa, supone “un duro golpe a la libertad de expresión”, según este diario.
Una vez sea aprobado por ese comité ministerial, el proyecto de ley será sometido al dictamen del parlamento en tres lecturas. Shaked justificó el proyecto afirmando que “las interferencias flagrantes de los gobiernos extranjeros en los asuntos internos israelíes son innumerables y sin precedente”.
La ministra puso como ejemplo una investigación de la ONU sobre la guerra de verano de 2014, que concluyó que Israel podría haber cometido crímenes de guerra en la franja de Gaza en la guerra de verano de 2014.
Según Shaked, las Naciones Unidas se basaron en pruebas recogidas por B’Tselem, Adalah y Breaking the Silence, ONG’s israelíes que reciben fondos del extranjero.
El jefe de su partido Hogar Judío, el ministro de Educación Naftali Bennett, prohibió a mediados de diciembre que ex soldados miembros de Breaking the Silence, ONG pacifista que denuncia las exacciones cometidas por el ejército israelí contra los palestinos, dieran su testimonio en escuelas israelíes, para evitar que difundieran “mentiras”.
Numerosas ONG’s israelíes de izquierda reciben una parte importante de sus fondos de gobiernos occidentales. Cinco de ellas declararon recientemente a la AFP que se sentían en el punto de mira del actual Ejecutivo de derecha por sus críticas a las políticas gubernamentales.