Cementerio flotante en el Mar Mediterráneo

POR LOS MILES DE MUERTOS

Un cementerio flotante se ha instalado en el mar Mediterráneo en memoria de los miles de seres que perdieron la vida intentando llegar a Europa. El proyecto se centra en los más de 4.000 sirios que se ahogaron en los agitados mares entre Turquía y Grecia desde que la guerra empezó a devastar su país en 2011.
Un video del Cementerio Marino muestra docenas de lápidas blancas flotantes en los mares frente a la costa turca, donde tantas lanchas han zozobrado y tantos desastres se han producido en estos últimos años. Cada lápida lleva el nombre y las fechas de nacimiento y muerte de una persona que no pudo logró sobrevivir a la travesía. El video recoge los testimonios de algunos de los que perdieron a sus familias en lo que ellos denominan “el cementerio de los sirios”.
El Cementerio Marino es una iniciativa de la ONG turca Support to Life, que ha estado entregando ayuda alimentaria, viviendas y estufas a algunos de los casi tres millones de sirios que están viviendo ahora en Turquía. En la página web del proyecto, cada una de las lápidas se vincula con retazos de la cobertura que los medios de comunicación han hecho de la crisis migratoria mediterránea, incluyendo imágenes de cómo un guardacostas destruye un bote de goma lleno de gente y una foto de Alan Kurdi, el bebé cuyo ahogamiento desencadenó la indignación internacional en septiembre de 2015.

Catástrofe humanitaria.
No sólo los sirios, miles de personas de otras nacionalidades se han ahogado también en el mar Mediterráneo. A pesar de los esfuerzos para reducir las cifras de quienes intentan cruzar el mar, incluso desplegando buques de la OTAN que iniciaron su misión en septiembre pasado, más de 1.300 personas se han ahogado en el Mediterráneo desde el comienzo de la misma, según cifras recopiladas por la Organización Internacional para las Migraciones (IOM, por sus siglas en inglés).
Según la IOM, desde 2014, en el mar Mediterráneo han muerto o han desaparecido al menos 8.420 personas, convirtiéndose, con creces, en la ruta migratoria más peligrosa del mundo. (Middle East Eye).

Compartir