Comerse a sí mismo puede ser aconsejable

Señor Director:
El Nobel de Medicina de este año puede ser leído como un canto de exaltación de la autofagia, voz científica creada en l963, con vocablos griegos: auto: uno mismo, y phagos, comer. Comerse uno mismo.
Y no es que el investigador japonés premiado, Yoshinori Ohsumi, recomiende consumirse a sí mismo (consejo que habría resultado dañino a la Venus de Milo, quien, según un humorista, comenzó en su infancia comiéndose las uñas y terminó sus días sin brazos, aunque eso no impidió que ella alcanzara la inmortalidad en el mármol).
Se había observado autofagia por parte de las células y se creyó que lo hacían como una manera de sobrevivir en circunstancias adversas. Los investigadores enfocaron su atención en esta actividad y se vio que por ella dichas células eliminan proteínas antiguas, dañadas o superfluas y reutilizan sus componentes. También se observó que cuando este sistema no funciona (entra en disfunción) se producen patologías degenerativas, tales como las conocidas con los nombres de Alzheimer y Parkinson, así como enfermedades infecciosas o diferentes tipos de cáncer. También pueden ser causa de obesidad y diabetes.
El filón era sumamente atractivo y justificó que muchos equipos de investigadores se lanzaran a conocer más y a buscar la posibilidad de una vejez más saludable. Lo que se halló también fue que si la célula no es capaz de limpiarse se acumulan desechos y que la mayoría de las grandes patologías están ligadas a insuficiencia o disfunción de la autofagia. El paso siguiente ha consistido en investigar la manera de activar a la célula que ha perdido capacidad de autofagia.
Por lo que lee, Ohsumi ha sido el primero en avanzar hasta descubrir los genes de la autofagia y pudo registrar quince de ellos. En este momento, ya han sido identificados 35 genes. Ya centralizada la atención en ellos, se abre la posibilidad de avanzar contra las patologías degenerativas. Y es correcto decir que esto abre la posibilidad de que muchas personas puedan tener una vejez menos condicionada, como es el caso de quienes padecen Alzheimer o el mal de Parkinson, entre otros procesos degenerativos.

Trata.
Medios nacionales destacan los casos judiciales abiertos en La Pampa para juzgar el comportamiento de dos intendentes municipales, a fin de determinar si tuvieron responsabilidad, y, en tal caso, en qué grado, en el desarrollo de la prostitución en sitios que, de ser así, nunca debieron ser autorizados por los respectivos municipios.
Los casos han sido oportunamente dados a conocer por nuestro diario y corresponden a las municipalidades de Lonquimay y Macachín. Rompemos la habitual indiferencia de los medios de alcance nacional por motivos nada estimulantes.

Saña.
El caso de Milagro Sala, en Jujuy, no se agota con la escandalosa prisión sin proceso de esa mujer y de varias otras militantes de la organización Túpac Amaru.
Ahora se ha sabido que las instalaciones construidas por la Túpac Amaru en la población Libertador General San Martín están sometidas a una continuada acción vandálica, que las ha dañado gravemente, paralizando el uso del denominado Parque Acuático, que incluye una piscina de importantes dimensiones y lugares para estar, que venían siendo utilizados por niños y jóvenes, en su mayoría de familias (algunas de ascendencia aborigen) que encontraron en esta obra una oportunidad que deseaban pero probablemente no esperaban que les fuese ofrecida.
Además de daños en la pileta (a la que también llenaron de escombros, con una saña increíble) quedó afectado el quiosco y fueron robados ventanas y techos. También fue quemado el quincho, voltearon la pared de las duchas y se llevaron los lavabos. No todo en una noche sino en muchas. Con toda impunidad. No pocos se preguntan si harán lo mismo con los barrios de viviendas y con toda expresión de la Túpac Amaru.
Atentamente
Jotavé

Compartir