Creciente represión en Egipto

OFENSIVA CONTRA LA COMUNIDAD HOMOSEXUAL

Las autoridades y la prensa de Egipto libran desde hace algunos días una campaña contra los homosexuales, acusados de “perversión”, “depravación” y “libertinaje”, en medio de una intensa represión policial.
Las detenciones de homosexuales se han multiplicado desde el escándalo suscitado por la presencia de banderas arcoiris -símbolo de la comunidad LGTB (Lesbianas, gais, trans y bisexuales)- en un concierto del grupo libanés Mashrou Leila el 22 de septiembre en El Cairo.
Unas 31 personas han sido arrestadas, 10 de ellas en relación directa con este concierto, y otras cinco son buscadas por la policía, según una fuente judiciales.
Por su parte, la oenegé egipcia Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales (EIPR), considera que el número de detenidos es de 57, entre el 19 de septiembre y el 2 de octubre. Ocho de ellas han sido condenadas a penas de uno a seis años de prisión.
Esta semana el fiscal de la Seguridad del Estado ordenó la detención de dos jóvenes acusados de haber enarbolado la bandera LGTB durante el concierto de Mashrou Leila.
En la mayoría de los casos, las incriminaciones por “perversión” o “incitación al libertinaje” son utilizadas por la justicia para sortear la ausencia de penalización explícita de la homosexualidad en Egipto.
“Las fuerzas de seguridad egipcias han hecho redadas de decenas de personas, y efectuaron exámenes anales, lo que refleja una fuerte escalada por parte de las autoridades para perseguir e intimidar a miembros de la comunidad” LGTB, denunció Najia Bunaim, directora de campañas para el norte de África de Amnistía Internacional.

Caza de brujas.
Mashrou Leila es mundialmente conocido como un grupo de pop rock en árabe, comprometido con la causa LGTB.
“Es repugnante pensar que toda esta histeria ha sido generada porque algunos jóvenes enarbolaron un trozo de tela que defiende el amor” reaccionó el grupo a través de un mensaje en Facebook, en el que denuncia una “caza de brujas”.
El grupo libanés -que ya es “persona non grata” en Jordania- podría ser prohibido para futuras actuaciones en Egipto, tal como anunció el muy conservador Sindicato de músicos.
Además, el Consejo Superior de Regulación de Medios, prohibió el sábado cualquier “promoción de la homosexualidad” en la prensa, al calificarla de “vergonzosa enfermedad”.
Aunque la polémica ha alentado un debate, bastante marginal, en las redes sociales sobre las libertades individuales, también ha sido usada por medios o autoridades locales para lanzar anatemas contra la comunidad gay.
Un imán de la mezquita Al Azhar, la más importante institución sunita, abordó el tema durante la oración del viernes: “De la misma manera que Al Azhar actúa contra grupos extremistas (…) combatirá con fuerza la degeneración y la desviación sexuales” dijo.
También la iglesia cristiana manifestó su rechazo a la homosexualidad.
No es la primera vez que la represión se abate contra la comunidad LGTB de Egipto, el país más poblado del mundo árabe.
Entre los casos más célebres figura la detención en 2001 de 52 hombres en Queen Boat, una discoteca flotante en el Nilo, un hecho que conmocionó y movilizó a la comunidad internacional y a las ONG. (AFP-NA)