Debate por la tierra

Un debate con fuerte contenido ideológico se escuchó en la Legislatura provincial entre la mayoría del justicialismo y el diputado del espacio macrista. Como no ocurren con frecuencia estos choques que involucran pensamientos diferentes sobre cuestiones de fondo, no está de más destacarlos.
La discusión ocurrió en la comisión de Hacienda y Presupuesto cuando el oficialismo propuso rechazar el decretazo del Presidente de la Nación que alteró la Ley de Tierras en un punto extremadamente sensible: la fijación de límites al acceso de capitales extranjeros al suelo argentino.
Como era de esperar, el legislador del PRO defendió a su jefe político y su bandera ideológica. Para el macrismo no existe ningún problema en pavimentar el ingreso masivo de capitales extranjeros al principal patrimonio económico del país: la tierra, aunque ello signifique atrasar el reloj de la historia a los tiempos de la colonia. Hasta su discurso -que presume de respeto por las formas, por las instituciones republicanas y la división de poderes- se destiñe y queda sobrepasado por los gestos autoritarios cuando se ponen en juego los grandes intereses económicos. Este decreto presidencial que avanzó sobre el contenido de una ley aprobada por el Congreso de la Nación es un ejemplo claro de esa discordancia entre las palabras y los actos, entre lo que se dice y lo que se hace que caracteriza al gobierno nacional.
En una provincia de definido perfil agropecuario como la nuestra, esta cuestión no es menor y resulta auspicioso que los diputados no esquiven su tratamiento. Como será de urticante el tema que hasta los diputados radicales se despegaron de sus socios de Cambiemos y votaron junto a sus rivales del PJ para tratar en el recinto el rechazo al avance presidencial sobre la ley.

Compartir