Inicio Opinion "Disculpe la molestia, estamos buscando la columna de Cambiemos"

“Disculpe la molestia, estamos buscando la columna de Cambiemos”

FALTAZOS DE MACRI AL DIA DE LA MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

En el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia se juntan multitudes en Plaza de Mayo y muchas ciudades. Mauricio Macri, siempre ausente, por motivos obvios.
SERGIO ORTIZ
El último 24 de marzo, centenares de miles de argentinos se movilizaron hacia Plaza de Mayo y otras plazas del país, en recuerdo de los 30.000 desaparecidos y en repudio al terrorismo de Estado.
Los colores políticos y sociales de esas conmemoraciones son muy variados y plurales, con convocatorias de los organismos de Derechos Humanos, en particular Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y una larguísima lista de organismos. También están los partidos políticos, sindicatos, centros de estudiantes, entidades sociales, feministas, culturales, parlamentarias, etcétera.
En 36 años de democracia hay un solo partido que pega el faltazo una y otra vez: el PRO del presidente Macri que hoy gobierna mediante Cambiemos, junto a los radicales y lilitos. Éstos últimos en ciertas oportunidades habían acudido con grupos pequeños y testimoniales, pero desde que se ahogaron en esa coalición también se borraron.
El humor cordobés es inmediato y ocurrente. En la marcha del último 24/3 las columnas que marchaban por la avenida General Paz de “La Docta” pasaban debajo de un pasacalle que ponía el cuchillo en la llaga: “Disculpe la molestia, estamos buscando la columna de Cambiemos”. Era un chiste. No había tal columna.
Hay muchos argumentos políticos e información que explican ese divorcio total de Macri con los derechos humanos. La razón más profunda es una cuestión política y de clase: él fue y es un empresario del gran capital cuyas empresas hicieron excelentes negocios durante la dictadura militar-cívica.
Un primer elemento es la evolución patrimonial. Según nota de Telesur del 13/11/2015, el grupo Macri había pasado de 7 empresas a 46 durante el terrorismo de Estado. Horacio Verbitsky en Página/12 del 14/8/2016 aseguró que el grupo “tenía 10 empresas en 1973 y 51 en 1983”. Gabriela Cerutti, en Infobae, el 30/1/2017, daba números casi coincidentes: la evolución había sido de 7 a 47 empresas.
Un segundo elemento son los favores recibidos del régimen militar-cívico. Por ejemplo, el Banco Central le condonó deudas millonarias al grupo Macri, que terminaron pagando todos los argentinos. A los 170,5 millones de dólares de deuda privada estatizada de Socma deben añadirse otros 124 millones de dólares correspondientes a Sevel.
“Y si alguna deuda chica por ahí se me ha olvidado, en la cuenta del otario que tenés se la cargás”, diría el tango. Los Macri nos tomaron de otarios…
Y no vale el descargo de que Mauricio era muy joven y no tomaba decisiones. Uno de los convenios de Mantenga Limpia a Buenos Aires (Manliba) lo firmó él, a los 21 años, con el intendente capitalino de la dictadura, su admirado brigadier Osvaldo Cacciatore.
Para estimar cuánta plata ganó la familia, se cita a un autor que no puede ser tachado de antimacrista: “entre el 23 de marzo de 1971 y el mismo mes de 1979 Macri y/o Sideco participaron en 30 grandes obras públicas que costaron en total 1700 millones de dólares” (Luis Majul, “Los Dueños de la Argentina”, pág. 151).

Como gobernante.
Como jefe de gobierno de la Ciudad tuvo actitudes represivas para con los pobres y desocupados; los trabajadores de ATE fueron maltratados por su policía (remember brutal represión en abril de 2013 en el Hospital Borda).
Dio cabida a funcionarios que habían actuado en la dictadura y con la represión ilegal. En 2008 tuvo que renunciar Pedro Florido, excapitán de navío que había sido asesor legal de los grupos de tareas genocidas en la ESMA y todavía defendía a represores de ese centro clandestino de exterminio. Lo habían designado asesor del Procurador General de la Ciudad de Buenos Aires, Pablo Tonelli.
Antes que este caso había saltado otro, el ex juez Federico Young, a cargo de la Dirección de la Agencia de Control Comunal, que contrató a numerosos exoficiales de las FFAA durante el Proceso. Young luego pasó a Sbase (Subterráneos).
En 2009 designó como ministro de Educación a Abel Posse, embajador durante la dictadura de Videla. Posse todavía justificaba la represión ilegal y pedía la libertad de los genocidas.
En septiembre de 2012 Macri visitó Mendoza y rindió homenaje a Dardo Pérez Guilhou, ex ministro de Educación durante la dictadura de Juan Carlos Onganía, que luego apoyó la represión del Proceso.
En febrero del año siguiente envió a la legislatura porteña el pliego de Inés Weinberg de Roca para el Tribunal Superior de Justicia. Es la esposa de Eduardo Roca, exfuncionario de Onganía y que entre 1981 y 1982 fue embajador ante la ONU.
Ya como presidente, en marzo de 2018, propuso a Weinberg de Roca para Procuradora General de la Nación, luego de desembarazarse de Alejandra Gils Carbó. Por ahora sigue ocupando ese cargo, como interino, otro funcional suyo, Eduardo Casal, más que complaciente con el sospechoso fiscal Carlos Stornelli.
El resto de su actuación presidencial en derechos humanos es más conocido. Declaraciones al portal BuzzFedd diciendo que “no tiene idea” cuántos fueron los desaparecidos, impugnando la cifra de 30.000. Intentó mover el feriado del 24 de marzo y destrató a los organismos de DD HH. Alentó a tres miembros de la CSJN para el fallo de la impunidad del “2×1”, en mayo de 2017, pero la movilización popular lo mandó al basurero. Cortó el financiamiento al reconocido internacionalmente EAAF en octubre de 2018 y luego debió reanudarlo. Reprimió para asegurar la votación de la ley fondomonetarista contra los jubilados. Hay una larga lista de presos políticos, comenzando por Milagro Sala.
Ese es Macri. Los 24 de marzo hay que seguir poniendo pasacalles como en Córdoba, para que se noten más sus ausencias.