Inicio Opinion El día que el hombre se convirtió en leyenda

El día que el hombre se convirtió en leyenda

PUNTO DE VISTA

CARLOS GOSSIO *
Qué difícil es escribir presa de la conmoción. Una noche de sueño apenas pudo darme aire después del impacto. Ayer, asistimos a la preparación de una conferencia de prensa histórica. La dedicación fue especial por expreso pedido del protagonista. Los corazones marcaron con exaltación una previa con más expectativas de las que uno puede digerir. El gobernador hablaría a las 10:30… Y habló. Las primeras palabras que rompieron la espera aflojaron la ansiedad de los que habíamos amanecido conjeturando. Nadie sabía nada. Carlos Verna habló de su enfermedad, de su tratamiento y de su decisión de no ser candidato en 2019. El hombre se plantó frente a toda su provincia y nos dijo, a cada uno de los pampeanos, que iba a luchar contra el cáncer. Esos nudos en la garganta todavía me ahogan el alma. El despacho quedó en silencio. Cuando llegó el minuto de las preguntas nadie atinó a pensar. Hubo alguna palabra forzada que ni siquiera me acuerdo, porque no tuvo más sentido que llenar el incómodo hueco. En el Centro Cívico pampeano se respiró silencio. Ayer, Carlos Verna se convirtió en leyenda. Y él mismo convirtió a su sillón en santuario. Primero, hizo un anuncio que jamás alguien se atrevió a hacer en su lugar: «tengo cáncer». No se lo dijo a sus amigos de siempre, se lo dijo a más de 300.000 pampeanos que ayer hizo sus amigos. Ese acto de honestidad lo dejó desnudo y más fuerte de lo que alguien alguna vez haya podido imaginar. Fue un acto de valor inédito. Y a eso sumó su retiro de la política: «no voy a ser candidato en 2019». De las miserias con las que un líder político tiene que lidiar, quizá esta sea la más difícil. El poder hace que los hombres se crean y se sientan infinitos, omniscientes, imprescindibles, eternos. Ayer, Carlos Verna rompió el molde. La humanidad que expuso le entregó el poder más absoluto; y se convirtió así, en el hombre más inteligente en ocupar el sillón del poder en su provincia. ¿¡Quién podría ser más inteligente que aquel que vence las trampas psicológicas que el poder practica con los hombres?!
Esa valentía y esa inteligencia son las que hoy, en uso pleno de sus facultades, lo convierten en leyenda. Esa valentía y esa inteligencia son las que convierten a su sillón en un santuario. Carlos Verna va a terminar su mandato en plenitud. No quisiera imaginar el culo de su sucesor cuando tenga que sentarse allí, a intentar crecer a la sombra de estos actos. Carlos Verna: ¡chapó!

* Director General de Contenidos de la Subsecretaría de Medios de Comunicación de La Pampa.