El invierno de Alsogaray era cálido al lado del de Macri

LA SEMANA POLITICA

Aún con los topes que tuvo que poner el gobierno tras brutales tarifazos de gas y luz, siguen siendo impagables para la mayoría de los argentinos. El invierno de Mauricio Macri es mucho más inclemente que el de Álvaro Alsogaray.
EMILIO MARIN
En esta época del año aún la gente joven, bien abrigada y con muchas calorías adentro del cuerpo y sus hogares, tiende a mirar con más atención los informes meteorológicos. Quiere saber cuánto frío hace, para abrigarse hasta las orejas.
Ni hablar en las zonas patagónicas donde el termómetro marca siempre varios grados por debajo del promedio. El frío es inclemente, más aún cuando no sale el sol, el poncho de los pobres.
Si además de las bajas temperaturas dictadas por la Naturaleza hay tormentas económicas decididas por los gobernantes, como es el caso de Macri, entonces el sufrimiento es mayor. Se potencian el frío del invierno y la malaria o pobreza dictada por el macrismo, y entonces llegar a agosto, como dicen los viejos, es un cuesta arriba tremendo.
Los hogares han recibido boletas de luz y gas con aumentos impagables. También las universidades, bibliotecas, clubes, cooperativas y Pymes, con subas en algunos casos del mil por ciento.
Hay argentinos que pueden afrontarlas. Por ejemplo el ministro de Energía y Minería que firmó esas sentencias contra los pobres y capas medias, Juan J. Aranguren, no tendría problemas en pagarlas. Él tiene un patrimonio millonario, como publicó diario el “La Nación”, insospechado de antimacrista .
Pero el común de los mortales no puede. Incluso le será muy problemático cumplir con esas obligaciones ahora que el gobierno nacional dio un pequeño paso atrás, al poner topes del 400 por ciento de aumento a los clientes domiciliarios y del 500 para las empresas. Las Pymes dicen: si pago la factura tengo que echar empleados o aún cerrar.
Fue muy sintomático que el 9 de junio una multitud de miembros de cooperativas, fábricas recuperadas y algunos gremios marcharan al ministerio de Energía y luego al de Trabajo, donde mora Jorge Triaca. Y que en protestas patagónicas o bonaerenses hubiera intendentes clamando contra los tarifazos, de modo parecido al 12 de mayo, cuando en la memorable marcha de los docentes universitarios hubo algunas autoridades de las casas de estudios poniendo el hombro.
En pocos días se cumplirán 57 años desde que Álvaro Alsogaray, ministro de Arturo Frondizi, proclamara: “lamentablemente, nuestro punto de partida es muy bajo. Muchos años de desatino y errores nos han conducido a una situación muy crítica. Es muy difícil que este mes puedan pagarse a tiempo los sueldos de la administración pública. Todavía seguiremos por algún tiempo la pendiente descendiente que recorremos desde hace ya más de diez años. Las medidas en curso permiten que podamos hoy lanzar una nueva fórmula: ‘Hay que pasar el invierno'”. Lo dijo el 29 de junio de 1959. Su invierno fue durísimo, pero el de Macri pinta como mucho peor…

Amplitud del rechazo
Las protestas de obreros, estudiantes, vecinos, cooperativistas, profesionales, comerciantes, Pymes, etc, esbozan un amplísimo frente social de oposición, al menos a las aristas más sangrantes del plan económico de Macri y los ejecutivos de bancos y grandes empresas que aquél sentó en los ministerios.
Al chocar con esta pared, a sólo seis meses de haber iniciado su gestión, algunos ministros se sinceran, como Marcos Peña, cuando dijo que “la pobreza cero es una meta inalcanzable”. ¿Olvidó que su jefe había prometido al país, en su discurso inaugural del 10 de diciembre, que sus tres metas eran la pobreza cero, la lucha contra el narcotráfico y la unión de los argentinos?
Los resultados evidencian que hay 1.4 millón más de pobres, según el relevamiento del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina. Chau pobreza cero.
La ministra Patricia Bullrich y el de Defensa, Julio Martínez, siguen en tratativas con la DEA, el FBI y el Pentágono norteamericano para atender supuestamente al flagelo de la droga. Pronto se podrá analizar que tampoco se cumplió esta segunda promesa, pues para luchar contra el narcotráfico hay que hacer como Bolivia, Cuba e Irán, que rompieron con aquellos organismos de EE UU.
Y finalmente, la unión de los argentinos ya está incumplida porque se atenta tan alevosamente contra el bienestar, el empleo y los ingresos de millones de personas. Como factor extra de la división están los ataques de Macri a la administración anterior, como si a él le hubieran dejado una “pesada herencia”. Cristina Fernández de Kirchner, aunque no le entregó el bastón como hubiera sido deseable, le legó un país en relativamente buena situación económico-social, prestigiado internacionalmente. Calamitoso era el que empezó a gobernar Néstor Kirchner en 2003.
Si se creyera en los descargos de Macri, que el cronista no compra, entonces quien le legó una herencia muy problemática fue su padre Franco, con Fleg Trading y otras sociedades off-shore del grupo Socma. Ese fue el paquete problemático, develado por los Panamá Papers, aunque para el presidente tuvo el beneficio de una declaración patrimonial de 110 millones de pesos, de los que 18 millones están en el paraíso fiscal de Bahamas.
Sacarse el lazo de encima es el deporte favorito de MM y lo volvió a practicar desde Corrientes y Entre Ríos. Allí disparó nuevamente con munición gruesa contra el supuesto desastre que recibió.
La consultora Tendencias Económicas puso otra vez números sobre el tapete. En lo que va del año hubo 154.570 trabajadores despedidos, y otros 47.930 suspendidos. Sólo en mayo las cesantías fueron 15.174, casi todas del sector privado, lo que demuestra la falsedad de Macri con su veto a la ley respectiva y sobre todo el cinismo de los popes empresarios que suscribieron un compromiso de no despedir por 90 días. Lo firmaron con el codo, porque con la mano mandaron más telegramas de despidos…

Alma al diablo
Macri dista de ser hoy un náufrago en la política argentina y regional; no está a punto de subirse a un helicóptero ni nada por el estilo. Conserva aún una buena parte de su capital político-electoral, aunque erosionado; el otro capital aumentó el 108 por ciento en un año, hasta la cantidad millonaria mencionada.
Pero en política hay que tratar de ver la película, o sea el desarrollo probable de las cosas, un oficio complicado y más aún en un país bastante imprevisible como Argentina. Ese sendero no luce muy favorable al gobierno, si bien retiene una fuerza considerable y a nivel internacional conecta con el mayor imperio, ya decadente, y los súbditos más obedientes de la Alianza del Pacífico. A este club de Colombia, México, Perú y Chile, pidió Argentina su fichaje como observador. Y el 1 de julio en Chile le darán una muy cordial bienvenida porque ese bloque se fortalece frente a las tercermundistas Unasur, Celac y ALBA.
Siguiendo con el listado de cosas que le salen bastante bien al oficialismo hay que mencionar el dictamen en dos comisiones de Diputados para el proyecto ómnibus sobre blanqueo de capitales, reforma jubilatoria y asuntos impositivos.
La ex presidenta lo calificó de “bodrio legislativo”, haciendo propio el análisis crítico del ex ministro de Economía, Emmanuel Álvarez Agis. CFK se despachó en facebook: “estamos ante un verdadero Caballo de Troya. Pero adentro no vienen ni Aquiles ni Ulises. Este auténtico presente griego trae el ‘huevo de la serpiente’ para la destrucción del Sistema Previsional Argentino”.
A contramano de esa orientación cristinista, el Bloque Justicialista de Diego Bossio y obviamente el Frente Renovador de Sergio Massa, negociaron con el PRO y apoyaron el paquete, a cambio de algunas reformas. Estos aliados del macrismo presentan como victoria que los trabajadores no tributarán ganancias sobre el medio aguinaldo de julio. Que la venta de acciones en poder de la Anses tendrá límites. Y que las mujeres podrán seguir obteniendo su pensión a los 60 años, al menos por el próximo trienio.
Ese despacho por mayoría tiene grandes chances de tratarse y aprobarse el miércoles en Diputados y pasar al Senado. Allí puede haber nuevas concesiones, porque la fuerza del macrismo es inferior, pero éste confía en la sensatez de Miguel Pichetto y otros senadores que han roto con Cristina. Si algún día ella escribe algo similar a la Divina Comedia, pondría al rionegrino en el noveno círculo, el más infernal, de los traidores. Tendrá que ser un ámbito amplio porque además de Pichetto deberían entrar muchos funcionarios, legisladores, empresarios y sindicalistas que se golpeaban el pecho jurando que eran K.
Hablando de cielo, purgatorio e infierno, a Macri le llegó una cartita despachada en Buenos Aires pero dictada en el Vaticano. La fundación pontificia Scholas Occurrentes rechazó una donación del Gobierno de 16,6 millones de pesos. Scholas es una creación del Papa Francisco, quien habría ordenado a los directivos que no aceptaran la donación. “El Gobierno argentino tiene que acudir a tantas necesidades del pueblo, que no tienen derecho a pedirle un centavo”, les habría dicho.
Un nuevo gesto y van… del Papa que marca diferencias públicas y privadas con Macri, pero no sólo con éste. También las tiene con los líderes peronistas que a cambio de donaciones, ayuda de Nación y coparticipación, son capaces de vender su alma al diablo.

Compartir