El Chapo y una mirada al porvenir de la droga

Señor Director:
Si bien en nuestro país hemos estado atraídos por el caso de los prófugos de un penal de máxima seguridad, la noticia criminal importante en el ámbito mundial es la captura del mexicano Joaquín Guzmán, alias Chapo, porque se trata de uno de los reyes de la empresa de canalizar las drogas hacia el siempre receptivo mercado norteamericano.
Lo singular de este hecho, que es importante en sí mismo, queda definido por la circunstancia de que el sábado anterior habían aparecido declaraciones suyas, formuladas en Sinaloa al artista de cine Sean Penn, éste en funciones de reportero de la revista norteamericana Rolling Stone. Incluso hay referencias que el Chapo preparaba una película sobre su vida y que fue esta “debilidad” suya lo que dio la pista de su paradero actual y condujo a la marina mexicana a su recaptura.
En lo que publica dicha revista el Chapo se muestra como un hombre que si bien tiene un inmenso poder (dijo: “tengo flotas de submarinos, aviones, camionetas y barcos”) prefirió mostrarse como una persona de hábitos familiares y una suerte de self made man al gusto norteamericano porque abrió su propio camino desde un hogar pobre, cuando la única manera de no morirse de hambre -dijo- “era sembrar marihuana: No había otro camino para sobrevivir y todavía no lo hay”. Desde ese nivel se elevó a un estado en el que ahora “yo distribuyo más heroína, metanfeminas, cocaína y marihuana que cualquiera en el mundo”.
Dijo no ser responsable de la adicción y que “el día que yo no exista no se va a reducir el narcotráfico”. Que “hoy hay muchas drogas. Antes solo la marihuana y la amapola… y no se acabará porque conforme pasa el tiempo somos más personas” (aludía a más consumidores potenciales). Dejó en claro que él no usa drogas, aunque las probó, pero desde hace veinte años no las usa.
Muchos reyes de este tráfico han brillado y se han opacado, pero el tráfico sigue. Es, con la venta de armas, uno de los negocios más rendidores del mundo. Para Zaffaroni su control y eliminación supera la capacidad de los gobiernos nacionales. Debería ser una empresa para las Naciones Unidas.

Alimentos.
Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para Alimentos y Agricultura (FAO) dice que en 2015 siguió bajando el precio de los alimentos: un 19,1% menos que en 2014); que sigue enfriándose la economía mundial y que también cayeron los precios de los metales y la energía. Caen el precio internacional de la carne, de lácteos y cereales. Subieron el azúcar y los aceites vegetales al final del año. Influye la poca demanda y la apreciación del dólar. Cae el arroz un 15,4, los lácteos un 28,5.
Otros informes del año destacan que aumenta la producción de biodiesel, lo que implica que habrá menos maíz y otros granos con destino a la alimentación.

Corrupción.
En Italia aparece un nuevo libro con la palabra del papa. Es del periodista Andrea Tornielli y se titula El nombre de Dios es misericordia.
Dice Francisco (en ese libro): “Corrupto es aquel que se indigna porque le roban el portafolios y que se lamenta por la falta de seguridad en las calles, pero que estafa al Estado eludiendo los impuestos o que licencia a sus empleados cada tres meses para no asumirlos por tiempo indeterminado, que explota el trabajo en negro y que luego se enorgullece de sus avivadas ante sus amigos”.

Zoológico.
¿Puede estar llegado el fin de la era de los zoológicos? Esta pregunta surge en nuestro país, por el zoo de Buenos Aires, por el Mendoza y, en conjunto por todos. El pensamiento que se abre paso es contrario a su permanencia. Además, el zoo de Buenos Aires, puesto en manos privadas, ha traído una notoria decadencia en el trato de los animales. Otro tanto en Mendoza, donde se van muriendo ciervos de todas las especies, por alguna falla en la alimentación. También se han muerto llamas. La rebelión de estos animales consiste en morirse.
Atentamente
Jotavé