El Papa se sumó a pedido de diálogo por Malvinas

MAS REVELACIONES DE TORTURAS DE MILITARES ARGENTINOS A SOLDADOS

Malvinas sigue concitando la atención nacional e internacional. El Papa se sumó a quienes piden al Reino Unido diálogo sobre las islas. Y en el plano interno se revelaron más casos de torturas a soldados argentinos en 1982, por sus oficiales.
EMILIO MARIN
El gobierno argentino no se olvida de Malvinas y en junio pasado estuvo Héctor Timerman en la reunión del Comité de Descolonización de la ONU. Con motivo de cumplirse los 50 años de la resolución 2065 de las Naciones Unidas, que pidió la negociación entre Argentina y el Reino Unido por la soberanía en las islas, el canciller repiqueteó con esa solicitud. El aniversario 50 -que será el 16 de diciembre- es de esos números redondos que llaman más la atención, por lo que era una oportunidad propicia. La razón principal de esa insistencia es en ese junio el gobierno de CFK había denunciado penalmente a las empresas que buscan petróleo en el mar adyacente a Malvinas. Y eso había levantado polvareda internacional.
La denuncia la había hecho la cancillería y la secretaria relativa a asuntos de Malvinas, de Daniel Filmus, quien la llevó a la procuraduría Procelac, de Carlos Gonella. Y éste la trasladó, junto con otras dependencias, al juzgado federal de Río Grande, que dispuso multas por 158 millones de dólares y otras sanciones contra los titulares de Falkand Oil and Gas Limited (FOGL), Edison International, Noble Energy Falkland Limited, Premier Oil y Rockhopper.
Fue en ese marco que el canciller fue a Nueva York y habló en el Comité de Descolonización, el 25 de junio pasado. Allí se analizan casos similares a Malvinas, la mayoría de los cuales tiene por denunciado al Reino Unido, un viejo colonialista que se resiste a soltar sus presas aún en el siglo XXI.
Un dato auspicioso, si se lo mira objetivamente (o sea al margen de las cuestiones electorales) es que Timerman estuvo acompañado por los opositores Patricia Bullrich (Pro), Rubén Giustiniani (Partido Socialista, Santa Fe); Ángel Rozas (UCR); Alberto Asseff (FR) y Ricardo Buryaile (Frente Amplio Formoseño), además de oficialistas como Guillermo Carmona y Filmus.
No deja de ser un avance tal acompañamiento. Algunos años atrás Oscar Aguad, Paula Bertol y otros opositores estaban en Londres invitados por el Foreing Office justo cuando la Casa Rosada tomaba medidas contra los barcos que iban a Malvinas sin permisos.

Tiren contra Francisco.
Ahora quien metió baza fue el Papa. El miércoles 19 de agosto, tras la audiencia general en la sala Paulo VI, en el Vaticano, dialogó con un grupo de argentinos que le entregaron un cartel que rezaba: “Es hora de diálogo por Malvinas”. Gustavo Moro, de Diálogo por Malvinas, dijo que Francisco les manifestó: “sigan así, con fuerza”.
El gesto tuvo fuerte repercusión en Argentina y en las islas. Todos los medios se hicieron eco de la fotografía. La presidenta, Filmus y Daniel Scioli, tuitearon con una opinión favorable al gesto de Jorge Bergoglio.
CFK dijo que “al Papa nadie lo toma por sorpresa”. Esto fue a cuento de refutar a un vocero vaticano que quiso bajarle el tono al gesto malvinero de aquél diciendo que recibe a muchas personas y que una foto no se le niega a nadie. Otro funcionario de prensa vaticano para medios de habla inglesa aseguró que el Pontífice no sabía de qué se trataba el cartel. De allí la justa aclaración de Cristina: sí, el Papa sabía bien del asunto y lo suyo fue deliberado y malvinero.
A pocos días de entronizado, en marzo de 2013, en la primera reunión suya con la mandataria argentina, ésta le pidió que intercediera a favor de ese diálogo con los ingleses. No lo hizo cuando poco tiempo más tarde recibió en audiencia a la reina Isabel II y el zángano mayor.
Pero ya en 2013, esa prensa londinense miraba con cierta desconfianza los antecedentes malvineros de Bergoglio, quien en la Catedral de Buenos Aires había oficiado varias misas por los ex combatientes y sus familias. Esos medios recordaban que en 2011 había declarado que “las islas son argentinas, son nuestras”.
Con esos antecedentes se puede interpretar que la actitud del miércoles 19 tuvo su razón de ser. Y para desgracia de los británicos, la palabra papal es más valorada que dos años atrás, luego de haber reunido al presidente de Israel y a la Autoridad Nacional Palestina, de haber facilitado el diálogo entre Barack Obama y Raúl Castro, etc. De esa forma dio pie a que varias personalidades lo mocionaran al Nobel de la Paz de la academia sueca. Independientemente de lo que consiga o no de Londres, con esa currícula ya hizo méritos para un premio que Obama consiguió sin merecerlo.
El cartelito hizo que a Francisco le dijeran de todo menos bonito, sobre todo los kelpers, quejosos de que les había faltado “el respeto”. También le pegaron a Cristina, a quien por Twitter la llamaron “vieja cabra”, en sintonía fina con los caceroludos que la mentan como “yegua”.

No aflojan.
Sobre 17 casos de colonialismo que analiza el Comité de Descolonización de la ONU, 10 corresponden al Reino Unido. La lista está integrada por Anguila, Bermudas, Gibraltar, Guam, Islas Caimán, Islas Malvinas, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Islas Vírgenes de los EE UU, Montserrat, Nueva Caledonia, Pitcairn, Polinesia Francesa, Sahara Occidental, Samoa Americana, Santa Helena y Tokelau, y otro gran caso lo constituye Puerto Rico. Desde cierto ángulo podría incluirse a Guantánamo, una parte de Cuba usurpada por EE UU desde 1903. Se advierte la pertinaz política colonialista de esas potencias, sobre todo con capitales en Londres y Washington, y en menor medida París.
Por eso el gobierno argentino sigue con sus justos reclamos, que han tenido eco en el Mercosur, Unasur y Celac, pero también en el “Grupo de los 77” más China, el Movimiento de Países No Alineados y otros foros internacionales. Incluso en ámbitos poco prestigiosos como la OEA, en la última cita en que se tocó este tema, los 36 países miembros aplaudieron una moción de diálogo bilateral de Argentina y el Reino Unido por las islas.
Los ingleses están más solos que solía estar Pinochet en el día del amigo. Es una forma de decir, pues la Unión Europea en su constitución aceptó incluir Malvinas como territorio británico de ultramar, así que absolutamente solos no están…
Desmontando los argumentos de kelpers sobre que son un verdadera democracia, Timerman en el Comité de la ONU denunció en 2013 que el Director de Territorios de Ultramar del Foreing Office, Collin Roberts, había sido designado por Londres como ilegítimo “gobernador” de las islas, cargo que asumió en 2014.
Por la importancia geopolítica de Malvinas, con su base de control en mares importantes y proximidad a la Antártida, así como por su potencial riqueza petrolera que las compañías citadas han confirmado, se puede deducir que los ingleses no van a aflojar en su negativa a dialogar sobre la soberanía. Argentina tendrá que discutir qué otras medidas políticas y económicas adoptar para sentar a la Vieja Raposa a la negociación. ¿Y si se probara con sanciones a sus empresas y bancos que operan sin ninguna perturbación en Buenos Aires?

Contra los propios.
El domingo 23 el diario Tiempo Argentino, con la firma de Franco Mizrahi, comentó material hasta entonces desconocido sobre el comportamiento del generalato argentino tendiente a ocultar y dar impunidad a las torturas y otros graves delitos cometidos por su oficialidad contra su propia tropa, en 1982 el teatro de operaciones de Malvinas.
Los documentos fueron hallados en el ministerio de Defensa luego que el 2 de abril pasado la presidenta ordenara desclasificar esas informaciones. Así se encontró una orden del entonces jefe del Ejército, general Cristino Nicolaides, dirigida a los comandantes de cuerpos de Ejército, para que consideraran simples faltas disciplinarias aquellos graves delitos contra los soldados.
El hallazgo permitió acceder a otros casos de torturas que no se habían incluido en las denuncias que en 2007 los ex combatientes habían formulado en el juzgado federal de Río Grande. La nota de Mizrahi adelantó que nuevas denuncias serán formuladas a fines de este mes o a principios de septiembre.
La data es un pelotazo en contra para las conducciones del Ejército (estas denuncias no afectaron a la Armada ni de la Fuerza Aérea), que hambrearon, estaquearon y torturaron a sus colimbas.
Las cosas no se detienen allí. Especialmente dañada queda otra vez la Corte Suprema de Justicia, que en febrero y con las firmas de Lorenzetti y otros cortesanos declinó entender en el expediente de las torturas a los ex combatientes. Entendieron que el escandaloso fallo de la Sala 1 de Casación Penal era correcto, decretando la prescripción de los delitos. En mayo la Corte volvió a rechazar el recurso y pedido de aclaración del fallo, presentado por el Cecim (Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas), que entonces llevó el caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por negación de justicia e incumplimiento de los acuerdos firmados por nuestro país en cuanto a tratados internacionales de protección de los derechos humanos.
Ahora, con los nuevos elementos, Ernesto Alonso, del Cecim, declaró que “la firma de Lorenzetti tiene la misma implicancia que la de Nicolaides”, en el sentido de ocultar y acallar aquellos gravísimos delitos.