Entre los más pobres de América Latina y el Caribe

PRODUCTORES DE ALIMENTOS

La agricultura familiar genera la mayor parte de los alimentos en la región, especialmente la que se destina a los mercados internos, pero la pobreza afecta a casi la mitad de los habitantes rurales de América Latina y el Caribe, señaló ayer la FAO.
Según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en América Latina y el Caribe hay 16,5 millones de explotaciones de agricultura familiar: cerca del 80% del total. Con más de 60 millones de personas ocupadas, este sector constituye la principal fuente de empleo agrícola y rural, pero también concentra importantes índices de hambre y pobreza.
“Para erradicar el hambre en la región debemos fortalecer la agricultura familiar y crear sistemas agroalimentarios inclusivos”, dijo el representante Regional de la FAO, el argentino Raúl Benítez, a los ministros de la Celac reunidos en República Dominicana.
Benítez llamó a luchar contra la pobreza rural y a fortalecer los programas de protección social y desarrollo rural, durante la reunión que analiza los avances del principal acuerdo regional de lucha contra el hambre: el Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre 2025 de Celac, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.
El funcionario destacó que el Plan de seguridad alimentaria de Celac llama a los países a mejorar los mercados de trabajo y dar fuerte apoyo a la agricultura familiar.
En el marco del plan, la región creó una red de sistemas públicos de abastecimiento y comercialización de alimentos, que adquieren productos de la agricultura familiar.
Además, múltiples países generan lazos entre sus programas sociales y de alimentación escolar con las asociaciones de agricultores familiares.
La Cepal, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, estima que el 46% de la población rural de la región vive en pobreza y casi un 28% en pobreza extrema.
A modo de comparación, en las zonas urbanas los niveles de pobreza y pobreza extrema alcanzan un 24% y un 8%, respectivamente.

Compartir