Espectros renacidos

A través de los grandes medios oficialistas, el macrismo suele exhumar figuras del pasado muy cuestionadas que representan a sectores políticos o económicos concentrados y que hasta podrían ser potenciales aliados electorales. El problema es que a cambio de ese apoyo, los “renacidos” pretenden alguna forma de reivindicación.
Un ejemplo fue la presencia de Aldo Rico en un desfile, saludando en su presunto rol de héroe de Malvinas y en evidente apoyo a Macri, que presidía el acto. Otro caso es el del Fernando De la Rúa, quien suele aparecer con declaraciones siempre favorables al gobierno.
Un ex funcionario que apareció recientemente fue Domingo Cavallo, cuyas responsabilidades en tantos desastres económicos son muy bien conocidas. En un programa de TV claramente oficialista Cavallo elogió al gobierno y habló de la falta de competitividad de algunos productos nacionales ante sus similares extranjeros por los altos costos locales del trasporte. En el colmo del cinismo, el principal responsable de la destrucción de los ferrocarriles nacionales, elogió las bondades de este transporte y puso como ejemplo a Estados Unidos.
La red ferroviaria argentina fue la más extensa de América del Sur y factor de desarrollo del trasporte interno. Al quedar arruinada por las políticas neoliberales que aplicó Cavallo durante el menemismo el transporte de cargas se derivó hacia los camiones con enorme pérdida de eficiencia económica. Que hoy reaparezca semejante personaje por un canal de TV oficialista hablando de este “problema” aparece como una burla para la memoria de los argentinos. Claro que EE.UU. mantuvo sus ferrocarriles, porque puertas adentro practica una política muy diferente a la que impone a su patio trasero latinoamericano, condición que volvimos a recuperar, y con entusiasmo, de la mano del macrismo.

Compartir