Extrapartidarios

El calamitoso estado de la ciudad que deberá administrar desde el próximo 10 de diciembre, ha puesto al intendente electo de Santa Rosa ante la urgencia de conseguir recursos económicos. El colapso del sistema cloacal y el problema de la “inundación invisible” a causa del aumento del nivel de la napa freática producto de las enormes pérdidas en la red de agua potable, suman sus efectos negativos y tornan imprescindible adecuar y reparar la infraestructura actual. Las inversiones serán cuantiosas porque no solo se requiere de un estudio minucioso para conocer en detalle la dinámica de estos problemas y la solución más adecuada, sino porque el plan de obras hidráulicas y sanitarias insumirá muy costos altos, según anticiparon varios especialistas consultados.
La complejidad de los estudios, de las obras civiles y de la ingeniería financiera requerida -que demandará fondos provinciales y, por qué no, nacionales- parecen haber convencido al nuevo intendente de no descartar la posibilidad de ubicar al frente de la estratégica Secretaría de Obras Públicas a un extrapartidario. Mientras aguarda una entrevista con el gobernador electo, el nuevo intendente dejó trascender que no descarta escuchar “ofertas”. Esta decisión que obedece, desde luego, a una estrategia política no debería extrañar demasiado. En el período 2008-2011, el entonces intendente radical también convocó para su gabinete a figuras extrapartidarias, aunque en aquellos años la ciudad no presentaba el nivel de deterioro que hoy se observa.