Inicio Opinion Fariña: alquiler de lujo para un testigo protegido VIP

Fariña: alquiler de lujo para un testigo protegido VIP

LOS BENEFICIOS DE DECLARAR CONTRA CRISTINA KIRCHNER

Tras testificar contra Cristina Kirchner, Fariña recibió un trato preferencial: contar con la prepaga más cara y vivir en una casa cuyo alquiler cuesta 60 mil pesos.
CARLA PELLIZA
Leonardo Fariña siguió el guión del gobierno nacional para implicar a Cristina Fernández Kirchner en la causa de la obra pública y recibió beneficios insólitos que ningún otro testigo protegido tiene. Como ya revelara El Destape, el Programa de Protección de Testigos e Imputados le paga OSDE por más de 9.500 pesos mensuales, a nombre de su actual pareja. Ahora, este medio accedió al primer contrato de alquiler que tuvo luego de testificar contra la expresidenta: un gasto mensual de 1.315 dólares que, a valor actual, son 60.000 pesos más IVA, según el documento oficial.
El contrato de alquiler fue suscrito el 1 de agosto de 2016, justo el día en que Fariña amplió su declaración indagatoria contra CFK, después de una reunión con Germán Garavano, ministro de Justicia. El documento, al que accedió El Destape, revela que el departamento, ubicado en el barrio de Villa Devoto, está a nombre de Andrea Mónica Palumbo, su actual pareja, quien también figura como la beneficiaria de OSDE para no revelar datos de «el valijero», y un amigo de él. El contrato se firmó por dos años por un total de 480 mil pesos más IVA a pagarse en 20 mil pesos mensuales más IVA. En esa época el dólar cotizaba a 15,20 pesos, o sea 1.315 dólares. A valor actual, son 59.700 pesos más IVA, además del pago de los impuestos y servicios, que también corrieron por parte del gobierno nacional.

All inclusive.
En el contrato se dejó asentado que «los gastos del impuesto inmobiliario, el servicio de ABL, el servicio de Agua y Saneamientos Argentinos SA, los gastos de los servicios de luz, gas, teléfono, cable, Internet y cualquier otro que se contrate en el futuro serán por cuenta» de quien alquila, en este caso el gobierno para Fariña. Actualmente, no vive más en ese lugar sino en otro barrio, aún más cotizado, de la Ciudad de Buenos Aires.
Fariña declaró el 8 de abril de 2016. Previo a ello, le dijo a Giselle Robles, su ex abogada, «que había acordado con los servicios de inteligencia, que tenía que recibir mediante una casilla de correos determinados mails donde debía incluir en su declaración el tema de la obra pública con el objetivo de, a través de Lázaro Báez, llegar a Cristina Kirchner. El guión que él recibió es ese y fue a través de agentes de la AFI», explicó la letrada a El Destape. Después de esa declaración, Fariña obtuvo la excarcelación con la condición de seguir bajo el Programa de Protección de Testigos e Imputados.
La abogada le contó a El Destape que Fariña no tenía ningún conocimiento sobre la obra pública, por eso fue guionado e, incluso, tuvo información de empresarios para poder armar un discurso que fuera creíble, pero por escrito porque oralmente iba a ser insostenible. «Báez iba a terminar siendo un instrumento para llegar a Cristina. Esa era la finalidad de la declaración de Fariña», dijo Robles.
Sin embargo, la indagatoria tuvo su ampliación el 1 de agosto de 2016. Justo la fecha del contrato de alquiler extravagante. Previo a eso, Fariña se reunió con Garavano: «Llegamos a través de Luis Majul. Él pasó el número y la reunión se dio 24 o 48 horas después de acordada», explicó Robles. El encuentro fue en el Ministerio de Justicia: «Fariña le comenta que estaba próximo a dar su ampliación de indagatoria y Garavano le dice que continúe en la misma línea que hasta ahora», o sea ampliar la declaración sobre la obra pública, guionada, para involucrar a Cristina. Después del encuentro, «le alquilan una casa nueva, con más comodidades, empieza a tener más libertades sobre sus movimientos», agregó la abogada.

Con coronita.
Dentro de esos beneficios están el alquiler a precios extraordinarios, que ningún otro testigo protegido recibe, la facilidad para ir a medios de comunicación -algo prohibido por la ley-, mayor capacidad para moverse y el acceso a la prepaga OSDE por 9.509,21 pesos mensuales, según un documento exclusivo al que accedió este medio, con fecha de enero de 2019.
En este documento se explicita que Fariña estuvo afiliado a esa prepaga, al menos hasta enero de este año, pero «a nombre de la señora Palumbo Andrea Mónica». Se especifica que en la afiliación «se sigue manteniendo el nombre de la actual pareja del testigo en la factura de la cobertura médica como medida de protección a los efectos de no dar a conocer el domicilio del señor Fariña, Leonardo y mantener en confidencialidad la dirección de su actual domicilio». El contrato de alquiler también está a nombre de esta mujer, que se desempeñó en el área de servicios psicológicos del Servicio Penitenciario Federal, donde estuvo detenido «el valijero».
«Si vos cumplís, te dan ciertos beneficios en cuanto al estilo de vida. Lo procesal ya es más complejo», amplió una fuente a este medio. Tal vez esa sea la razón de un alquiler costoso, una prepaga carísima, libertades que ningún otro testigo tiene, entre otros tantos beneficios que recibió Fariña por declarar contra Cristina en la causa de la obra pública. (El Destape).