Ganancias de empresas las pagamos entre todos

AUMENTOS Y CUOTA EXTRA EN LAS FACTURAS DE GAS

La decisión oficial de imponer el pago de una compensación en 24 cuotas a los usuarios de gas domiciliario, por la desvalorización del precio de la tarifa -dolarizada-, a favor de las empresas distribuidoras, está generando una enorme resistencia.
IRINA SANTESTEBAN
La Resolución Nº 20/2018 de la Secretaría de Energía, provocó una catarata de rechazos, y hasta una imputación penal por incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad.

Garantizar las ganancias.
La disputa se dio entre las empresas productoras de gas, y las distribuidoras que lo hacen llegar a los usuarios. Es que las primeras cobran las tarifas a valor dólar, mientras que las segundas lo hacen en pesos. Para compensar esa diferencia por la corrida cambiaria, el gobierno decidió trasladar a los usuarios las pérdidas que deberían afrontar las empresas.
Una decisión al estilo Cambiemos, al que la mayoría de la población considera como “un gobierno de ricos”, porque está integrado por empresarios que toman medidas que favorecen descaradamente a los sectores económicos que representan.
Javier Iguacel, el hombre que reemplazó al ex CEO de Shell, Juan José Aranguren en el Ministerio (hoy Secretaría) de Energía, tomó esa decisión y no parece que fuera a dar marcha atrás, tampoco el presidente Mauricio Macri.

En cuotas.
La resolución establece que, a partir de enero de 2019, se va a cobrar una suma extra sobre las facturas de gas ya liquidadas de abril a septiembre, que surge de la diferencia entre el precio de la tarifa al momento de fijarla (dólar a 20 pesos) y la de fin de ese semestre, cuando la moneda estadounidense ya alcanzaba los 40 pesos. Esa diferencia se actualizará a diciembre y la primera de las 24 cuotas se pagaría en enero de 2019, con un interés equivalente a la tasa pasiva que fija el Banco Nación para los depósitos a plazo fijo (20% anual).
Según algunas consultoras, la pérdida por esa diferencia durante el semestre que se disparó el dólar, para las distribuidoras, fue de aproximadamente 10.000 millones de dólares. ¿Cuánto pagará cada usuario? Depende del consumo que haya tenido en ese período, justamente el de los meses de invierno, que este año fue muy crudo, por lo que el consumo domiciliario ha sido alto.

Nuevo aumento.
Este anuncio se da en un contexto de grave crisis económica, con una inflación que se prevé será del 45% en 2018, mientras que los salarios han aumentado, en el mejor de los casos un 20 ó 24%. Con los precios de los alimentos por las nubes, una recesión que se hace sentir, tarifazos, etc., este cobro extra ha caído en la opinión pública como una cachetada. Es que se les pide a los usuarios un nuevo sacrificio (uno más, y van …) no para que “estemos mejor” no se sabe cuándo, sino para resarcir a multinacionales y firmas locales que han ganado fortunas.
El aumento que comenzó a regir este mes, es de un 35% promedio, pero como va acompañado de medidas que quitan beneficios a los consumidores más humildes, para esos sectores el incremento alcanza hasta un 70%.
Por ejemplo, se reduce el límite de m3 para tener acceso a la tarifa social y se suprime la quita del 10% a aquellos usuarios que reducían su consumo.

Rechazo.
Esta medida es otra demostración de la falsedad de aquellas promesas de campaña, con las que Macri ganó en 2015: “pobreza cero” y “no quitarte nada de lo que ya tenés”.
Se han sucedido las expresiones de repudio a la resolución 20/2018 por parte de la mayor parte de los dirigentes de la oposición, y hasta un oportunista Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, ha dicho que la gente “no puede pagar” estos aumentos.
Movilizaciones y recursos de amparos, tal como sucediera en 2016 cuando Aranguren aumentó salvajemente las tarifas, y que luego fueron morigeradas por algunas resoluciones judiciales, y hasta por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Hoy, uno de los jueces que hizo lugar a esas medidas cautelares, Luis Arias, de La Plata, fue destituido; y la Corte está presidida por un hombre de los monopolios, Carlos Rosenkrantz. No parece muy alentador el panorama en el Poder Judicial.
Imputación.
Tan escandalosa es la medida, que un fiscal como Guillermo Marijuan, ha denunciado a Iguacel y lo ha imputado por los delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público.
Para el secretario de Energía, los que se quejan del aumento, son “militantes kirchneristas”.
Marijuan fue de los funcionarios judiciales que durante 2015 encabezó marchas en contra del gobierno de Cristina Fernández, por el supuesto asesinato del fiscal Alberto Nisman. También dirigió excavaciones en el sur del país, buscando dinero de Lázaro Báez, en una de las tantas causas que se le siguen, y en la que también está involucrada la ex presidenta.
Cercano al gobierno actual, e insospechado de kirchnerista, Marijuan no cuestionó el derecho de las empresas a percibir la “compensación”, sino que consideró que la medida adoptada por Iguacel vulnera el derecho de propiedad de los consumidores, al mandarlos pagar un cargo sobre una factura que ya está pagada.

Enormes ganancias.
Si hubo empresas que han ganado mucho en estos años, son justamente las petroleras y productoras de gas. Seis de las nueve distribuidoras registraron una ganancia total entre enero y septiembre de 2017 de 3.425 millones de pesos. Esto es, 380,5 millones por mes o 12,6 millones por día. El porcentaje promedio de mejora en sus estados contables fue del 258% (Eldestape web).
Ecogas, que opera en el centro del país tuvo ganancias crecientes: en 2015, 18 millones de pesos; en 2016, 54,6 millones y en 2017, 1.098 millones. Camuzzi Gas Pampeana, por su parte, según lo afirmara el gobernador pampeano, Carlos Verna, entre diciembre de 2015 y abril de 2018 aumentó las tarifas en un 798%. En 2017, sus ganancias superaron los 452 millones de pesos, equivalente a una rentabilidad del 400%.
Otro parámetro para evaluar lo bien que les va a estas empresas que hoy se pretende “compensar”, es el incremento del valor de sus acciones en la Bolsa: Metrogas, en un 477%, Edenor 368%, Pampa Energía 297%, Transportadora de Gas del Norte 378%, Transener 525%, y la más escandalosa Transportadora de Gas del Sur, 706%.
Muy lejos de los escuálidos aumentos salariales, de las jubilaciones o pensiones.