Globos amarillos de Macri se van pinchando más seguido

LA SEMANA POLÍTICA

Emilio Marín – El escándalo de López y sus bolsos con dólares le vino de perillas al macrismo. Sin embargo, la dura realidad de los ajustes, tarifazos y creciente represión a la protesta social hacen que los globos amarillos se pinchen.
Tribunales sigue dando buenas noticias al gobierno. Por caso, siguió la explotación política del caso López, quien se negó a declarar en la justicia provincial por la portación de arma con permiso vencido y ante el juzgado de Daniel Rafecas por el enriquecimiento ilícito, respecto a los 9 millones de dólares que portaba la noche en su tumultuoso ingreso al convento.
O sea, presunto ladrón y además desquiciado real o presunto que no puede declarar en sede judicial y explicar lo inexplicable. Así se perjudica en su situación personal y, esto es lo grave, hace que el kirchnerismo como corriente política tenga que “cargar con el muerto”.
Las consecuencias negativas están a la vista pues se siguió fragmentando el bloque del Frente para la Victoria. En la semana emigraron 6 diputados del Movimiento Evita. Está muy alicaído el estado de ánimo entre los dirigentes, y en mayor medida el de sus bases y sectores intermedios.
Tirando de esa piola de López, en Diputados los bloques del oficialismo y sus aliados lograron sacar adelante una resolución para que la justicia pudiera allanar domicilios del legislador y ex ministro de Planificación Federal, Julio de Vido. Lo logró con amplitud porque la votación fue de 137 a favor contra 49 por la negativa. Entre los muchos ausentes estuvieron los legisladores del Movimiento Evita, que de hecho rompieron con Cristina Fernández de Kirchner.
Habrá que ver si la justicia pesca algo en esos allanamientos, polémicos porque se hicieron a pesar de los fueros del diputado. De Vido alegó estar siempre a derecho pero igual sufrió la humillación de ser presumido de corrupto.
No hace falta ser muy listo para adivinar que la persecución judicial no se contentará con el ex ministro de Planificación. Quiere seguir cuanto antes rumbo al Calafate, donde está el premio mayor. Ganas no les faltan a los macristas y su aliada Elisa Carrió, igual que a jueces tan parciales como Claudio Bonadío. Su problema es la falta de pruebas, algo que no se puede remediar con varios artículos publicados en Clarín y reiterados mil veces por el 13, TN y el resto de la escudería sedienta de revancha.
Encima esa caldera se vio alimentada por la detención de Ibar Pérez Corradi en Brasil y su traslado a Paraguay, con pedido de extradición a Argentina. Se dijo que el presunto traficante de efedrina y probable autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez podría hablar y dañar al gobierno anterior. El mayor perjuicio ya está hecho por la imputación de que las farmacias de los tres muertos referidos hicieron aportes por casi 900.000 pesos a la campaña de Cristina-Cobos en 2007. Según le contó el juez Ariel a Radio Nacional: “en la campaña de Cristina se lavó dinero”.
Ese fue otro golpe directo al mentón del kirchnerismo, independientemente de lo que pueda decir, mentira o verdad, Pérez Corradi.

No tiene color político
A esas novedades se agrega el pedido de detención contra los cuatro hijos de Lázaro Báez. Eso da lugar a la equivocada conclusión de que el gobierno anterior fue íntegramente corrupto. Y más aún, que es el único corrupto, como si los anteriores a 2003 y el actual fueran émulos de Teresa de Calcuta.
¿Acaso Macri no dijo que “no se había dado cuenta” que tenía 18 millones de pesos en Bahamas? Sus antecedentes como director de Manliba, Sevel y Correo Argentino, con denuncias de pago de sobornos a concejales porteños y procesamientos varios, ilustran que no es trigo limpio.
Tampoco luce como tal Juan J. Aranguren, ministro de Energía con 16 millones de pesos en acciones de Shell. Como si eso no implicara incompatibilidad alguna, le concedió 7 de las 8 licitaciones para traer por barco gasoil al país. Por esos favores a la firma anglo-holandesa el ministro fue denunciado por los diputados Doñate y Tailhade, ambos del FPV. Hasta la macrista a la enésima potencia, Laura Alonso, de la Oficina Anticorrupción, debió admitir que el de Aranguren es el expediente más complicado que tiene a estudio.
No es cierto que todas las acciones del gobierno de Cristina hayan estado en línea con la corrupción. En realidad, si de política hablamos, hay que decir que de eso no se salva casi nadie; probablemente zafe la izquierda, pero el espectro tradicional tiene muchos López adentro.
Algunos periodistas que no simpatizan con CFK lo admiten expresamente, como Hugo Alconada Moon, de La Nación, que escribió allí el martes 21: “¿Quién será el “Jaime” o el “López” o el “Báez” del macrismo? Debemos modificar el sistema imperante. Si no, sólo cambiaremos de nombres, pero repetiremos o incluso potenciaremos los vicios”.
Incisivamente se preguntaba: “a Mauricio Macri, Daniel Scioli y Sergio Massa, competir con chances reales de llegar a la Casa Rosada les demandó más de 1000 millones de pesos a cada uno. Que lo nieguen, si quieren, pero es así y sus propios equipos de campaña lo admiten con la puerta cerrada. Y hay que juntar ese dinero. ¿Cómo lo recaudaron? ¿De quiénes? ¿A cambio de qué?”.
Así como a la luz de los hechos se puede suponer que en el 2007 Capaccioli, de la Superintendencia de Seguros de Salud, consiguió droguerías que aportaran plata sucia, y que el efectivo de bolsos de López provenía de coimas de firmas que ganaban licitaciones, etc. es dable pensar que los fondos para las presidenciales de 2015 vinieron del espectro empresario.
Eso se sabía pero se guardó silencio, admitió el ex presidente de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez. Él debe saberlo por experiencia propia o de sus colegas de esa central monopolista. Techint encabezada la lista de quienes ganaron obras con la Nación. Algo deben saber Paolo Rocca, Angelo Calcaterra, primo de Macri; Aldo Roggio y Carlos Wagner, salvo que se piense que toda la culpa la tiene Lázaro Báez.
Corrido por las circunstancias adversas, el bloque kirchnerista en Diputados se sumó alegremente al coro macrista y massista que votó la ley del arrepentido. Hubo 192 votos a favor y sólo 5, de izquierda, en contra. ¿No será que el testimonio de un arrepentido puede anular o convertir en inútil la tarea de investigación de fiscales y jueces? ¿No será mucho premio esa delación recompensada para delincuentes? ¿Cómo hacer si un arrepentido afirma algo y otro arrepentido dice lo contrario en la misma causa? ¿Acaso en Estados Unidos, de donde se tomó esta figura, han disminuido los delitos? Son preguntas de un neófito al que no lo convencen los pocos argumentos de quienes corrieron con la larga ventaja de explotar el caso López.

Números y porcentajes
Aunque ese caso reportó mucha ganancia para Macri y Cía., su gestión le proporcionó impactos negativos. El presidente está necesitando algo más que una artroscopia de rodilla, según los porcentajes negativos de imagen que arroja la medición de CEOP, de Roberto Bacman. El saldo adverso es de 8,5 por ciento y tiende a aumentar por el rigor de las políticas de choque puestas en marcha desde el 10 de diciembre.
El ministro de Hacienda y Finanzas admitió en una reunión con potenciales inversores estadounidenses que este año la inflación va a andar en el 42 por ciento. Alfonso Prat-Gay dijo que la mayor parte del “trabajo sucio” ya había sido hecho y que 7 u 8 puntos de aquella inflación tenían que ver con los aumentos de tarifas.
Algunas consultoras como la de Miguel Bein pronostican un aumento de precios incluso mayor para 2016, superando el 44 por ciento. Como fuere, muy arriba del 25 por ciento mentiroso con que el gobierno quería inhibir los reclamos salariales en paritarias.
Diversos sectores sociales hacen sus números y las cuentas no les cierran, por ejemplo a los jubilados, cuyo aumento en setiembre de 2015 fue del 15,3 por ciento y desde entonces soportaron una inflación del 35,8.
Los gremios que arreglaron por cifras más altas, como el 38 por ciento de aceiteros y el 37 de los camioneros, perderán esa carrera contra precios por algunos puntos. Los que firmaron paritarias por menos tendrán una diferencia negativa mayor, con el inconveniente de que no será fácil protestar.
Un factor adverso es el riesgo de represión a la protesta social, que provocó heridos y detenidos en RB, una fábrica recuperada de San Isidro.
El otro inhibidor es la pérdida de empleos, sobre todo en empresas nacionales pequeñas y medianas. El sentido común, a veces muy posibilista, indica que en esos tiempos de ralentización económica no se pelea por achicar la plusvalía sino para mantener las fuentes de trabajo.
Lejos de reflexionar, Macri sigue fugando hacia adelante en cuanto al plan económico neoliberal. En estos días también profundizó su cercanía a la política imperial, recibiendo al golpista venezolano Henrique Capriles; viajando a Bogotá para reafirmar una postura contraria a la democracia bolivariana; y confirmando que el 1 de julio estará en Chile como observador de la Alianza del Pacífico. Es el bloque más conservador de la región, alentado por Washington como reactivo ante la Unasur de 12 naciones y la CELAC de 33. Donde la Casa Blanca lo necesite, allí estará quien no aspira al Nobel sino al premio del mejor empleado del año.

Compartir