Ideas para una policía de ámbito municipal

Señor Director:
La idea de una policía municipal no es nueva. Ni en nuestro país ni en el mundo.
Lo nuevo es lo que importa para los argentinos en este momento, cuando el tema de la seguridad se ha llegado a tornar una preocupación compartida y es utilizado como elemento de propaganda y presión en la política militante. Lo nuevo es también que el gobierno de la principal de nuestras provincias haya tomado la decisión de ensayar la alternativa de una policía comunal con la idea de atender con mayor eficacia un campo de acción preventiva de muy amplio y variado espectro.
Lo nuevo, asimismo, ha resultado de una circunstancia singular. Cuando el gobierno bonaerense se dispuso a proponer una ley de policía, tropezó con una oposición que se negó al debate e impidió el quórum. En tal situación, ese gobierno resolvió llevar adelante su idea con un procedimiento de acuerdos con cada municipio. Dado que dentro del mismo partido gobernante existen puntos de discrepancia, en particular porque el esquema inicial del PE daba cierta preeminencia a la policía provincial, Scioli está negociando con cada intendencia. Avanzó al comienzo con las que más comparten sus puntos de vista, hasta que se propuso hacerlo en el importante municipio de Morón, gobernado por quienes recelan fuertemente de la policía provincial (la “bonaerense”) porque se estima que no se la ha limpiado de una tradición inclinada a generar ingresos propios, así como de un hábito de usar la fuerza con exceso y sólo para ciertos niveles de delincuencia. El gobernador no fue a ciegas sobre un municipio que hace muy pocos años fue rescatado de una penosa historia de corrupción y administraciones dudosas. Propuso y llevó a cabo una negociación de igual a igual, se debatió libremente y se alcanzó un acuerdo que ahora se concretará con la existencia de una policía municipal con una estructura y un espíritu más bien vinculados a ensayos frustrados de años recientes (cuando se avanzó bastante en la reestructuración de la bonaerense, con Arslanian y Marcelo Sain).
En Morón gobierna el partido Nuevo Encuentro, aliado del Frente para la Victoria. Su dirigente es Martín Sabbatella, actualmente a cargo del ente nacional que aplica la ley que busca la pluralidad de fuentes de expresión audiovisual. El actual intendente, Lucas Ghi, acordó la creación de una policía municipal que excluye el papel dominante de la provincial y establece pautas propias. Scioli y Ghi firmaron lo acordado.
Estas pautas pueden resumirse en los siguientes puntos: 1) la policía municipal se formará y capacitará en Morón; 2) su objetivo central será la seguridad democrática (respeto por los derechos y libertades ciudadanos); 3) tendrá papel central en el diagnóstico y elaboración del mapa criminal del distrito, con participación del poder judicial municipal; 4) existirá una mesa (llamada Academia) como lugar donde la policía provincial y la municipal monitorearán y discutirán críticamente el resultado de la política de seguridad para poder reorientarla en caso necesario.
También se prevé que la policía municipal del distrito tendrá 361 miembros.
El distrito de Morón es uno de los principales centros urbanos del país. Incluye las localidades llamadas Morón, Castelar, El Palomar, Haedo y Villa Sarmiento. La densidad poblacional es alta. La población del último censo consigna 321.000 habitantes.
Si lo pensamos en relación a territorio y población, supera a La Pampa en número de habitantes y mucho más en densidad por kilómetro cuadrado. Puede entenderse que la seguridad plantea en el conurbano singularidades propias de las grandes urbanizaciones. Interesa este acuerdo porque el ideario democrático es determinante. Es previsible que la policía municipal se constituya con buen ritmo en las provincias y regiones densamente pobladas y con menor velocidad en los territorios de escasa densidad.
Atentamente:
JOTAVE