Juez juzgado.

COSAS QUE PASAN

Primus inter pares, el juez federal José Antonio Charlín tendrá el discutible honor de enfrentar no uno sino dos juicios en su contra. En Buenos Aires deberá sentarse ante un jurado de enjuiciamiento que investigará las denuncias por acoso y maltrato laboral que habría cometido mientras fue subrogante en el Juzgado Federal de Santa Rosa. Pero antes, en esta capital, afrontará un juicio oral y público estrenando el inusual papel de reo que decidió protagonizar cuando fue acusado por amenazas, malversación de fondos y abuso de autoridad. En un memorable poema nuestro siempre recordado Ricardo Nervi escribió: “Una pregunta me carcome el seso / cómo llegó este tipo a diputado”. Coincidirá el lector que, a pesar de hablar de otro cargo público, la analogía es sorprendente.

Otra de Bravo.
Los concejales de 25 de Mayo quieren una auditoría externa para evaluar la administración del ex intendente David Bravo. Es casi seguro que el Concejo Deliberante no aprobará las rendiciones de cuentas mensuales y los balances de los últimos años de la gestión de DB y por eso quiere contar con un respaldo técnico que avale sus decisiones. Apenas asumió Abel Abendaño se denunciaron irregularidades al por mayor cometidas por su antecesor en la comuna: ausencia de documentación, compras directas improcedentes, sobreprecios en licitaciones, pagos de facturas irregulares y hasta el faltante de muebles y computadoras. Por el tono de las denuncias, pareciera que por donde pasaron las huestes bravistas -como en la leyenda de Atila y sus hunos- no vuelve a crecer el pasto.

Blindaje selectivo.
Los diputados del PJ se alinearon en bloque e hicieron valer su número para que los pedidos de informes que se vienen acumulando en los estantes de la Cámara por los aumentos de abusos policiales no despeinen al ministro de Seguridad. Sin embargo el blindaje es selectivo: desde afuera al funcionario no le entran las balas, pero desde adentro las fugas de su gabinete no se detienen. El organismo que comanda Juan Carlos Tierno figura cómodo en el tope de la tabla de renuncias entre sus pares del gobierno. La última fue la del polémico Claudio Izaguirre a la Subsecretaría de Lucha contra el Narcotráfico. Lo habían precedido Francisco Aybar (secretario privado), Andrea Bravo (prensa) y Guillermo Martínez, fugaz sucesor de la anterior. La diáspora nos trae a la memoria el título de un elogiado disco de Paul Mc Cartney grabado poco después de la separación de los Beatles. (RAM).

Compartir